Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Mossos detienen a dos hombres que copiaban tarjetas en cajeros automáticos

Tarjetas clonadas incautadas en una operación contra una banda de estafadores. EFE/Archivotelecinco.es
Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos hombres que se dedicaban a instalar dispositivos para copiar datos de tarjetas bancarias en los cajeros automáticos y que podrían haber estafado a más de un centenar de personas en varias localidades de las comarcas barcelonesas, ha informado la Policía autonómica.
Investigadores de la Unidad central de estafas de los Mossos detectaron hace un año la instalación de dispositivos electrónicos con microcámaras que captaban los datos de las tarjetas que operaban en multitud de cajeros de Barcelona y su área metropolitana.
Con este dispositivo, los estafadores, que obtenían los datos de las bandas magnéticas y los números secretos (PIN), realizaban posteriormente el reintegro de dinero en efectivo.
En menos de un minuto, los detenidos instalaban el dispositivo en el cajero sin que los clientes sospecharan que al mismo tiempo que hacían el reintegro les estaban copiando los datos de su tarjeta.
Los agentes comprobaron que los autores de las estafas eran especialistas, tanto por los materiales utilizados como por los dispositivos empleados, y trataron de identificarlos a partir de las imágenes obtenidas por las cámaras de seguridad de las oficinas afectadas.
La detención se produjo el pasado 26 de junio, cuando los dos sospechosos se disponían a instalar un nuevo dispositivo electrónico en otra oficina de Barcelona.
Los dos detenidos, Robert S. de 28 años, y Aurel O. de 32, están acusados de varios delitos de falsificación de moneda, estafa bancaria y robo con fuerza y se encuentran en prisión preventiva.
Los Mossos calculan que los acusados podrían haber estafado con este método a más de un centenar de personas de las comarcas del Barcelonés, Baix Llobregat y Vallès Occidental.