Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevo vertido de 2.000 litros de gasóleo a la Ría de O Burgo

La Xunta ha decretado el cierre cautelar al marisqueo de la ría de O Burgo (A Coruña) tras un nuevo vertido, de 2.000 litros de gasóleo, lo que ha obligado también a desplegar las barreras anticontaminación, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Consellería do Mar.
Estas mismas fuentes han precisado que el cierre cautelar se mantendrá a la espera de los resultados de las analíticas que recoja este lunes, día 31, el Instituto Tecnolóxico de Control do Medio Mariño (Intecmar) para conocer la posible afectación del molusco.
No obstante, fuentes de la Consellería do Mar, han asegurado que este jueves "apenas se aprecia combustible". Sin embargo, Aguas de Galicia ha recogido, a su vez, muestras del agua.
El primer aviso se recibió el martes, por una llamada al 112, aunque no se apreciaron restos del vertido hasta este miércoles por la tarde, según han precisado desde la Consellería do Mar.
CONCENTRADO ENTRE EL PUENTE DE O BURGO Y A PASAXE
En ese momento, se decretó el cierre cautelar de toda la ría, aunque el vertido se concentra sólo en una parte, entre el puente de O Burgo y el de A Pasaxe, "como medida de precaución", han precisado las mismas fuentes. Por el mismo motivo, el molusco extraído ese mismo día por la mañana por los mariscadores "ha quedado paralizado en la depuradora", han apuntado.
Al lugar, se han trasladado efectivos del Servicio de Gardacostas que se desplegaron medios terrestres y marítimos y que están colaborando, junto a una empresa, en los trabajos de limpieza.
El vertido procede de una gasolinera próxima que, al parecer, se encuentra en obras. Este incidente se produce cuando se van a cumplir, el próximo 2 de noviembre, dos meses del vertido de 30.000 litros de queroseno procedentes de un camión y que obligó al cierre de la ría, el día en que se abría de nuevo al marisqueo.