Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La OMS se defiende ante las críticas por haber promovido la vacunación contra la gripe A

La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan. EFE/Archivotelecinco.es
La Organización Mundial de la Salud (OMS) salió hoy nuevamente en defensa de su posición de promover la vacunación contra la gripe A de los grupos de mayor riesgo y recalcó que, al menos, 150 millones de personas han sido vacunadas en el mundo, mostrando que el producto es seguro.
Ello en reacción a las críticas que se han levantado en distintos países ante las campañas de vacunación y a la reticencia de ciertos gobiernos, como el polaco, de proceder a la inmunización contra el virus AH1N1.
"La posición general de la OMS es que las vacunas son la mejor manera de combatir la pandemia, son una medida preventiva y no reactiva, y la prevención siempre es lo mejor", dijo hoy el portavoz de la OMS, Gregory Hartl.
Indicó que esta vacuna ha demostrado tener el mismo perfil de seguridad que la administrada contra la gripe estacional, por lo cual "la recomendamos para los grupos de riesgo: trabajadores sanitarios, mujeres embarazadas y niños pequeños".
Por lo demás, señaló el portavoz, las decisiones relativas a la vacunación dependen totalmente de cada gobierno.
La OMS confirmó hoy que la gripe A ha causado 12.799 muertes en el mundo confirmadas mediante pruebas de laboratorio.
Preguntado sobre la responsabilidad de la OMS en el caso de que la vacuna provocara en alguien efectos secundarios graves, Hartl dijo que en esta materia se deben evaluar dos aspectos diferentes: el proceso de fabricación y las condiciones de almacenamiento y administración de las dosis en los países.
Sin embargo, insistió en que los efectos secundarios que vayan más allá de erupciones o un malestar muscular pasajero "son extremadamente raros".
Asimismo, Hartl recordó que la OMS "no compra ni posee vacunas", sino que hace de intermediaria para que los países en desarrollo que no tienen acceso a la vacuna puedan recibir al menos una cantidad mínima para vacunar a los grupos de mayor riesgo.
Noventa y cinco países han solicitado ese tipo de colaboración a la OMS, que se encarga de hacerles llegar las vacunas a través de las donaciones que recibe de países ricos o de los laboratorios.
En ese sentido, Hartl confirmó que ayer llegó a Mongolia, el primer países beneficiario, un cargamento con 100.000 dosis de vacunas y que hoy llegarán 172.000 dosis a Azerbaiyán.