Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama firma una ley que impone una estricta regulación al sector tabaquero

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama (c), firma una ley que dará al Gobierno el poder de regular la producción, publicidad y venta de tabaco para proteger a las familias y a los niños de sus efectos nocivos. EFEtelecinco.es
El presidente de EE.UU., Barack Obama, promulgó hoy una ley que impone una estricta regulación sobre el sector tabaquero y que deja en manos del Gobierno el control de la producción, venta y publicidad de los cigarrillos.
En una ceremonia en la Rosaleda de la Casa Blanca, Obama afirmó que la nueva medida representa "una victoria para la reforma del sistema sanitario" y contribuirá a "salvar vidas".
El presidente, que consume chicles de nicotina para superar su adicción al tabaco, afirmó también que sabe "por experiencia lo difícil que es prescindir de este hábito".
La nueva medida supone entregar al Gobierno el control de la producción, venta y publicidad del tabaco, pese a las objeciones de la industria, que se verá obligada así a revelar qué ingredientes usa en sus productos.
Según los expertos, la ley no solo reducirá el número de muertes causadas por el hábito sino que también significará un ahorro anual de unos 100.000 millones de dólares en costos por atención médica.
Entre otras cosas, la legislación otorga a la Administración federal de Fármacos y Alimentos (FDA) el poder de prohibir cigarrillos con aroma, que atraen a los que comienzan a fumar, incluidos los jóvenes.
La ley prohibirá además a la industria tabaquera el uso de términos como "bajo en alquitrán", "light" o "mild", requerirá que las advertencias sobre los peligros del tabaco tengan mayores dimensiones en los paquetes de cigarrillos y restringirá la publicidad de ese tipo de productos.
La iniciativa también exige que las compañías tabaqueras reduzcan los niveles de nicotina en los cigarrillos.