Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oceana destaca la gran diversidad biológica del fondo marino del sur de El Hierro pese a la erupción volcánica

Oceana, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad y del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha realizado en El Hierro más de una decena de inmersiones con ROV entre 80 y 1.000 metros de profundidad, además de algunas con submarinistas en las zonas más someras, y se han documentado grandes colonias de coral blanco de profundidad, agregaciones de esponjas cristal y piedra, densos bosques de corales negros, inusuales concentraciones de tamboriles de profundidad, foraminíferos gigantes, esponjas carnívoras, tiburones y una larga lista de comunidades biológicas y especies en el sur de la isla.
"Aunque hay algunos hábitats que caracterizan determinadas profundidades, en todas las inmersiones encontramos ambientes y especies diferentes, lo que demuestra la gran riqueza del sur de El Hierro", declara en una nota Ricardo Aguilar, director de la campaña oceanográfica de Oceana. "Con esta documentación pretendemos impulsar la creación del primer Parque Nacional marino de Europa en la parte sur de la isla", indica.
Existen varias figuras de protección en la zona, enfocadas a la conservación de su excepcional biodiversidad, debida, entre otras características, a la heterogeneidad de su sustrato, la gran pendiente y su situación geográfica estratégica, óptima para la convergencia de especies afines a diferentes preferencias biogeográficas (de origen templado o tropical, por ejemplo).
Además, se le añade la particularidad del fenómeno volcánico que tuvo lugar en La Restinga en 2011, el cual continúa expulsando gases, y cuyo impacto sobre el medio marino sigue siendo evaluado a día de hoy.
"En algunas zonas puntuales se pueden observar lo que podrían considerarse daños causados por las erupciones volcánicas, como la alta mortandad de corales de profundidad, pero el estado general de los fondos marinos es muy bueno", explica Helena Álvarez, científica marina de Oceana.
Durante los próximos días, Oceana se sumergirá también en la zona del volcán para poder filmar el estado actual de sus fondos y comprobar su evolución. Hasta el momento, todas las inmersiones se han llevado a cabo en zonas de entre 2 y 12 kilómetros.