Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Oficina Naciona de la Caza presenta mociones en ayuntamientos y diputaciones en defensa de la técnica silvestrismo

La Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural (ONC) ha presentado distintas mociones en defensa del silvestrismo en ayuntamientos y diputaciones para reivindicar que las Administraciones se pronuncien a favor de esta "práctica tradicional de captura de pájaros para el canto silvestre".
El silvetrismo, es una técnica cinegética que practican 40.000 personas en España. Las mociones están siendo impulsadas a través de sociedades locales de caza que lo defienden como una "práctica tradicional de los pueblos y los medios rurales más desfavorecidos, mediante la que se capturan con vida, sin daño alguno, ejemplares de especies como jilguero, pardillo y verderón para, posteriormente, adiestrarlos para el canto".
La iniciativa declara que "no solo es una práctica totalemente inocua para el medio ambiente" y asegura que "no tiene ningún perjuicio para el entorno natural", al tiempo que estima que se podría emplear como "ciencia eco ciudadana" para ayudar al conocimiento de las aves.
"No existe ni un solo estudio que demuestre que el Silvestrismo para ser perjudicial para la conservación de las citadas especies y que, por tanto, justifique su restricción", defiende la moción.
La propuesta forma parte del plan de acción de la ONC, que impulsa la Plataforma Nacional en Defensa del Silvestrismo, y pretende que las administraciones aprueben una declaración institucional en defensa de esta actividad tradicional.
Asimismo, pretende que se traslade ese respaldo a las autoridades autonómicas y nacionales para que dispongan de los mecanismos legales, técnicos y científicos necesarios para "que no se prohíba su práctica".
En la misma línea, exigen al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que defienda esta actividad ante el reciente procedimiento de infracción que ha iniciado la Comisión Europea.