Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Osman continúa en el hospital "estable, tranquilo y sin incidencias"

Un equipo de voluntarios recibe al pequeño Osman en su llegada a EspañaEFE

El pequeño Osman, el niño afgano de siete años con parálisis cerebral que estaba atrapado en el campo de refugiados de Idomeni (Grecia) y que llegó este miércoles en el Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia, permanece ingresado "estable, tranquilo y sin incidencias", según ha informado fuentes de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública.

Además del seguimiento que está haciendo la especialista de la Unidad de Atención al Niño Internacional, la doctora Gemma Ochando, hasta el momento le han visitado los especialistas de Neuropediatría, Genética, Rehabilitación, Nutrición, Enfermedades Infecciosas, Radiodiagnóstico y Análisis Clínicos.
Por su parte, los hermanos de Osman, de ocho y nueve años, no requieren ingreso, su situación es "buena" y se les está haciendo el seguimiento habitual desde la unidad del Niño Internacional para control general de salud y valoración de su estado vacunal.
Próximamente, La Fe atenderá también a los padres de Osman para hacerles un examen general de salud.
"La semana que viene Osman ya podrá dejar La Fe"
La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón, ha explicado que tanto Osman como sus hermanos "han pasado bien la noche". "Lo que nos hacen llegar es el agradecimiento y que los niños, como dice el padre, están felices, y eso nos tiene que llenar de orgullo a la Comunitat Valenciana", ha apostillado.
Según ha explicado, al pequeño Osman "le están haciendo los controles médicos en La Fe, ayer empezaron a hacer los primeros y hoy han continuado". "Tiene pendiente la cuestión de radiología y de genética", lo que "va a llevar unos días", dado que se están espaciando las consultas entre tres o días "para no abrumar al niño". "Todo necesita un tiempo", ha dicho, pero ha calculado que "la semana que viene ya podrá estar fuera de La Fe y hacer su vida con normalidad" en el Centro de Atención a Refugiados de Mislata.