Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE llevará al Parlamento andaluz el cierre de la residencia de mayores de Colmenar (Málaga)

Los concejales mantienen el encierro por la clausura de este centro
El PSOE llevará al Parlamento andaluz el cierre de la residencia de mayores 'Los Montes' de Colmenar (Málaga), dependiente de la Diputación Provincial, según han anunciado este jueves los parlamentarios socialistas Remedios Martel y José Bernal, tras mantener una reunión con los trabajadores de este equipamiento.
Precisamente, concejales del Ayuntamiento de Colmenar iniciaron este pasado miércoles un encierro indefinido en el Consistorio para protestar contra el cierre de esta residencia de mayores, una medida que se adoptó por unanimidad en un pleno extraordinario.
Los responsables socialistas se han comprometido a ejercer "la presión necesaria" para que el equipo de gobierno del PP en la institución provincial "dé marcha atrás" en una decisión que afecta a cerca de 30 mayores de la comarca de la Axarquía y a la estabilidad laboral de los trabajadores del centro. La clausura está prevista para el próximo 1 de septiembre.
Han subrayado en un comunicado que la residencia, que lleva abierta desde hace 31 años, "presta un servicio público social de gran trascendencia para los mayores del municipio de Colmenar y para el conjunto de la comarca".
Según Martel, "tenemos que tener prioridades y, sin duda, el servicio que prestamos a nuestros mayores, que han contribuido al desarrollo y al progreso de nuestro país, es fundamental e irrenunciable".
Por su parte, Bernal ha expresado su sorpresa ante el hecho de que la Diputación pretenda cerrar la residencia de Colmenar "mientras invierte en infraestructuras superfluas que no prestan servicio alguno al ciudadano".
Martel y Bernal han exigido, por tanto, al presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, "que dé la cara y al menos acuda a interesarse por la situación de los afectados".
IZQUIERDA UNIDA
Por su parte, Izquierda Unida, que también participa en este encierro en el Ayuntamiento de Colmenar, ha exigido soluciones que permitan que siga en funcionamiento esta residencia de mayores.
Así, ha planteado dos medidas para dejar el encierro. La primera de ellas es que la Diputación frene la clausura, y la segunda, que se abra una mesa de negociación, en la que participen los grupos municipales, los portavoces de la Diputación, Bendodo y el delegado de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía en Málaga, Daniel Pérez.
A juicio del grupo de IU en el Ayuntamiento de Colmenar, el modo de abordar el problema por parte del equipo de gobierno del PP en la Diputación "revela insensibilidad social de quienes en lo personal seguramente tienen dinero suficiente para que sus mayores estén en residencias".
DIPUTACIÓN
Por su parte, la vicepresidenta primera y responsable del Área Económica, Francisca Caracuel, ya señaló que la decisión es "irrevocable", dado que se sostiene en "fundamentos muy justos" y basados en realidades y hechos tales como que la residencia no cuenta con las medidas de homologación necesarias para cualquier centro de estas características.
Afirmó, asimismo, que de lo que se trata es de "proteger los intereses y la seguridad de los 15 usuarios de esta residencia, y eso se garantiza sacándolos de ese edificio", al tiempo que aseguró la cobertura de los servicios que presta, reubicando a los ancianos en otros centros de Archidona y Antequera.
En cuanto a los trabajadores, Caracuel destacó que, "de forma voluntaria", también se está asumiendo la seguridad de su reubicación, a pesar de que "no hay obligación de garantizar sus puestos de trabajo". Sin embargo, añadió, "la voluntad de la Diputación es garantizar la continuidad" del personal y reubicarlo según su perfil profesional en otros puestos de trabajo".
Por todo ello, la diputada consideró que se trata de "una polémica falsamente planteada, muy artificial y que se está utilizando políticamente". "La decisión está muy clara y todo el mundo tiene que asumirla", sentenció, dado que "la Diputación no va a dar marcha atrás porque como está tan justificada no hay nada que pueda torcerla".