Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE de Pontevedra insta a los sanitarios a la objeción de conciencia para atender inmigrantes irregulares

Desconfía de que Galicia se sume a Cataluña, Canarias, Asturias, País Vasco y Andalucía que van a seguir facilitando la asistencia integral
La Ejecutiva Local del PSdeG-PSOE de Pontevedra ha instado a todos los profesionales sanitarios a ejercer objeción de conciencia para seguir atendiendo a los inmigrantes irregulares, frente a la medida adoptada por el PP abocando a estos pacientes a pagar por estos servicios a partir del 1 de septiembre.
Los socialistas instan al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a "tener el valor y el coraje necesario de no cometer esta tropelía y garantizar la asistencia a todo el mundo". "Como socialista me preocupa esta situación", afirmó el secretario de Sanidad de la ejecutiva local socialista, Fernando Triana, "pero como médico me repugna", añadió.
Triana advirtió que con la aprobación de ese Real Decreto el PP está "al borde de caer en crimen de lesa humanidad" y criticó que "se han cruzado todas las líneas de los derechos fundamentales de las personas y de la solidaridad".
El dirigente socialista quiso tranquilizar a los potenciales objetores asegurando que "en ningún caso" caerá "en un delito de desobediencia civil" porque el código deontológico les "obliga no solo a tratar a los pacientes, sino a garantizar el seguimiento y la continuidad" en la atención sanitaria que necesiten.
"No imagino a un juez de España condenando a un médico por atender a un inmigrante irregular", añadió Fernando Triana, argumentando que "si no los atendemos sí que nos podrían denunciar porque eso está penado por la ley".
PROBLEMAS SANITARIOS
Según los socialistas de Pontevedra, esta situación provocará que "decenas de miles de inmigrantes" en todo el Estado, que carezcan de cobertura sanitaria, puedan suponer un "grave problema de salud".
Por una parte, el secretario de Sanidad alertó que si no acceden al sistema público "pueden ser propagadores de enfermedades infecciosas, igual que el resto de ciudadanos", precisó Triana. Además quedarían al margen de los mecanismos de prevención a través de la dotación de vacunas.
Según señala, en las urgencias pueden dar "una atención puntual", explicó Fernando Triana, "pero no derivar" a otros servicios o especialistas que deberían hacer un seguimiento continuado de cada caso.
"No es cierto que la población inmigrante irregular vaya mucho a los hospitales", señaló el responsable de Sanidad de los socialistas pontevedreses, que tildó de "falaz" ese argumento que atribuyó al PP.
Fernando Triana ironizó sobre la intención del Gobierno Central de enviar la factura por el coste de los servicios a los países de origen de estos pacientes, muchos de los cuales son subsaharianos "y están en guerra".
Triana desconfió de la posibilidad de que Galicia pueda sumarse a otras comunidades que, como Cataluña, Canarias, Asturias, País Vasco y Andalucía -"ninguna del PP", precisó- anunciaron que van a seguir facilitando la asistencia integral.
También se refirió al llamamiento del PSOE a la Iglesia para que "los curas desde sus púlpitos digan a sus fieles que se preocupen" por esta problemática, puesto que "los inmigrantes, sean legales o ilegales, son criaturas de Dios".
"INJUSTA E INMORAL"
Por su parte, para la secretaria local de Derechos y Libertades, Vanesa Estévez, se trata de una reforma "carente de ética, ineficaz, injusta e inmoral", que "atenta contra la dignidad de las personas" y con la que "no se ahorrará nada".
En este sentido, acusó al PP de favorecer "el racismo y la xenofobia", y de convertir la "exclusión" en uno de los ejes de su política social, que llevará a "acabar" con un modelo de sanidad "pública, universal y gratuita con la excusa de la crisis".
Vanesa Estévez se quejó de que España pasa así "de ser un país pionero" en materia de atención sanitaria a estar "en el furgón de cola", por lo que el PSOE no descarta presentar un recurso de inconstitucionalidad contra este Real Decreto.