Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE afirma que la "desatención sanitaria" condena a los desfavorecidos y no supone un ahorro importante

El secretario de Sanidad del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Canarias, Jesús Morera, ha afirmado que la "desatención sanitaria promovida por el PP" es una medida "profundamente regresiva" que condena a los más desfavorecidos y supone un ahorro "poco relevante" para el Estado.
Así, Morera ha afirmado que la disposición constituye la "mayor agresión" a la Sanidad Pública "que el país ha vivido en la historia de la democracia", por lo que desde el partido pondrán en marcha las iniciativas "oportunas" a través del Parlamento de Canarias y de las Cortes Generales para frenar este hecho.
Asimismo, ha sostenido que la decisión "excluyente y unilateral" del Partido Popular supondrá un ahorro "poco relevante" en cuanto a la reducción del déficit público, "pero sí tendrá una relevancia en cuanto al impacto en términos de Salud Pública", según ha informado el partido socialista mediante nota de prensa.
En este sentido, ha asegurado que la reforma hará ineficaces las estrategias de control sanitario frente a enfermedades infecciosas "potencialmente" transmisibles, "por lo que el sistema no estará exento de generar problemas de salud pública al privar de atención a ciudadanos que conviven con los demás".
Por su parte, Morera ha señalado que con esta disposición no se consigue "ningún" ahorro en términos organizativos, "sino al contrario", pues ha considerado que al distorsionar el sistema de atención al dirigir "exclusivamente" a estos colectivos hacia los "ya colapsados" servicios de urgencias se efectuará un gasto mayor "porque los servicios urgentes cuestan más que los primarios".
Sin embargo, ha admitido que la sanidad pública necesita mejoras de gestión y medidas de ahorro, aunque ha manifestado que éstas no deben ir contra "la justicia, la ética y la igualdad".