Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE se opone a los objetivos de clima y energía para 2030 presentados por la UE que son "táctica de perdedores"

El secretario federal de Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Hugo Morán, ha manifestado que el PSOE "no comparte" los objetivos del nuevo paquete de energía y clima para 2030 presentado este miércoles por la Comisión Europea, porque considera que, con ellos, Europa "prefiere optar por aferrarse al pasado, antes que intentar ganar el futuro y esa es la táctica de perdedores".
Así, recuerda que los objetivos de los socialistas europeos, son una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 50 por ciento respecto a los niveles de 1990; un 40 por ciento de ahorro y eficiencia y llegar a un 45 por ciento de energía de origen renovable.
Morán ha añadido que el grupo de socialistas y demócratas europeos admitió una rebaja de objetivos respecto a la propuesta del Parlamento Europeo para lograr el "máximo consenso" pero ha lamentado que la Comisión ha preferido "devaluar" los objetivos acordados, otorgando así más relevancia a los lobbies de presión, que al propio Parlamento.
A su juicio, parece que Bruselas a renunciado a "cualquier atisbo de política de desarrollo social atrincherada tras la coartada de "todo por una política de crecimiento económico".
En este contexto, ha criticado el "conservadurismo climático de la derecha que gobierna en las instituciones comunitarias que está llevando a Europa a perder el liderazgo sobre la política que decidirá el futuro del planeta".
"Si no somos conscientes de que hay materias en las cuales las oportunidades de competir con EEUU o China son nulas para la Unión Europea, y renunciamos a aquella en la cual el Viejo Continente puede seguir siendo referente de desarrollo para el resto de regiones del Planeta, nuestro riesgo real es el de la irrelevancia, y las consecuencias de esa pérdida de protagonismo serán a su vez letales para la economía", ha advertido.