Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pablo Iglesias distingue el asalto a la capilla de la UAM del de Maestre, pero cree que ésta "se equivocó en las formas"

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha condenado "absolutamente y sin paliativos" el ataque a la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), que ha distinguido de la "protesta" en la que participó Rita Maestre en la capilla de la Complutense en 2011, aunque ha admitido que la de ésta no le gustó y que "se equivocó en las formas".
"Aquello fue una protesta en una forma que a mi no me gustó. Yo creo que se equivocaron en la forma, pero decir que en las universidades públicas no puede haber espacios de culto es una cosa más que sensata", ha afirmado Iglesias sobre el suceso protagonizado hace cinco años por la actual portavoz del Ayuntamiento de Madrid y por el que fue condenada a una multa económica.
En una entrevista en la Cadena Cope, recogida por Europa Press, el líder de la formación morada ha dicho que en asalto de 2011, en el que varias jóvenes con el torso desnudo entraron en la capilla al grito de "vamos a quemar la Conferencia Episcopal", entre otras consignas, "tenían razón en el contenido". "Lo dije en su momento y lo digo ahora", ha apostillado.
A Iglesias le gustaría que España se pareciera en este asunto más a Francia, donde, según ha argumentado, "la laicidad es una realidad". En este sentido, ha explicado que es partidario de que exista la protección de libertad de culto, "pero en espacios que no sean académicos". "Entiendo que la catequesis está muy bien, pero no en la universidad pública", ha aseverado.
Asimismo, ha pedido para las capillas la misma regulación que el resto de asociaciones universitarias y que se ajusten a los mismos criterios de reparto de los locales para evitar que existan "templos específicos", que, a su juicio, "es algo completamente distinto a la manera en que se ejerce el asociacionismo en la universidad".
"Que los estudiantes católicos tengan su asociación, sus subvenciones y su local me parece magnífico; que puedan solicitar el uso eventual de un espacio de la universidad para hacer lo que consideren, me parece muy bien también. Pero que haya privilegios de unas confesiones con respecto a otras o de una confesión respecto a la libertad de asociación de los estudiantes, no me parece sensato", ha concluido.