Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa y el primer ministro de Vietnam constatan un "fortalecimiento de relaciones" entre Santa Sede y país asiático

El Papa y el Primer Ministro de la República Socialista de Vietnam, Nguyên Tân Déng, han protagonizado un encuentro en un clima de "cordialidad" esta mañana en el Vaticano y han constatado que la Santa Sede y el país asiático están viviendo una nueva etapa "importante" basada en el "fortalecimiento de las relaciones" entre ambos Estados.
Así, lo ha revelado una nota de prensa publicada por el Vaticano en la que se ha puesto de manifiesto que durante las conversaciones se ha reiterado "el vivo aprecio por el apoyo prestado por las autoridades a la comunidad católica" en relación a la Constitución de 2013 que puso en vigor algunas libertades religiosas.
La Carta Magna vietnamita que fue aprobada el 28 de noviembre con la mayoría de 98% de la Asamblea Nacional contiene cláusulas que protegen el derecho de seguir o no seguir una religión, aunque preserva el predominio del Partido Comunista y todavía mantiene la libertad religiosa bajo un estricto control estatal.
El Vaticano ha subrayado también como un paso importante por parte del Gobierno de Vietnam "la asistencia dada" al Representante pontificio de la Santa, no residente, en Vietnam, el arzobispo Leopoldo Girelli, "en el desarrollo de su misión, encaminada a la promoción de las relaciones entre Iglesia y Estado de cara al objetivo común de las relaciones diplomáticas".
Por otro lado el comunicado ha informado que durante el encuentro se ha resaltado "el compromiso de la Iglesia a la hora de contribuir al desarrollo del país gracias a su presencia en varios sectores para el beneficio de la entera sociedad".
El Papa y el Primer Ministro de la República Socialista de Vietnam, Nguyên Tân Déng, han abordado "diversas cuestiones que se espera profundizar y resolver a través de los canales de diálogo existentes". Finalmente se ha explicado que se ha procedido "a un intercambio de opiniones sobre algunos temas de actualidad regional e internacional, en especial a las iniciativas destinadas a promover la paz y la estabilidad en el continente asiático".
La Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas plenas con 179 países. Vietnam es uno de los 17 países soberanos que no mantienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede. Nueve de ellos son estados musulmanes: Afganistán, Arabia Saudí, Brunei, las Comores, las Maldivas, Mauritania, Omán y Somalia. Otros cuatro son estados comunistas: China, Corea del Norte, Laos y Vietnam. Los otros estados son Bután, Botswana, Birmania y Tuvalu.
Vietnam y la Santa Sede rompieron sus relaciones en 1975, después de que el régimen comunista prohibiera el catolicismo. Vietnam es después de Filipinas el segundo país de Asia con mayor número de católicos, unos 8 millones de fieles.
El principal escollo en las negociaciones es el nombramiento de sacerdotes y obispos, en los que el Gobierno de Hanoi quiere intervenir, mientras el Vaticano subraya que es una prerrogativa que corresponde al Papa. Tras años de vivir de espaldas, en enero de 2007, el primer ministro vietnamita Nguyen Tan Dung visitó la Santa Sede, donde fue recibido por Benedicto XVI.
En diciembre de 2009 acudió al Vaticano el presidente de Vietnam, Nguyen Minh Triet, la primera visita de un gobernante vietnamita, considerada por el Vaticano como un "significativo" paso para el progreso de las relaciones bilaterales.
Durante un encuentro con todos los obispos de Asia, en su viaje apostólico a Corea del Sur del pasado agosto, el Papa les instó a adoptar una actitud basada en el "diálogo fraterno" e invitó informalmente a China, Vietnam y Corea del Norte a "promover un diálogo con el Vaticano que beneficiará a todos" . Francisco fue el primer pontífice en sobrevolar China. La República Popular China había negado ese permiso para el vuelo de Juan Pablo II a Seúl en 1989.