Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa y el patriarca ruso firman una declaración conjunta y piden proteger a los cristianos de Oriente Medio

El Papa Francisco y el patriarca de la Iglesia ortodoxa Cirilo han hecho un llamamiento a la comunidad internacional a unirse para poner fin al terrorismo y proteger a los cristianos en Oriente Medio tras celebrarse en el aeropuerto José Martí de La Habana (Cuba) una histórica reunión en la que han firmado una declaración conjunta.
ROMA 12 (EUROPA PRESS)
"Hemos pasado dos horas en una conversación abierta de hermanos con pleno entendimiento de la responsabilidad por nuestras iglesias, por nuestro pueblo creyente, por el futuro del cristianismo y por el futuro de la civilización humana", ha destacado el patriarca Cirilo tras la firma de la declaración.
"Hoy en día, las dos iglesias pueden trabajar conjuntamente de manera activa protegiendo a los cristianos por todo el mundo y trabajar juntas con toda la responsabilidad para que no haya guerras, para que en todas partes se respete la vida humana", ha agregado el patriarca.
Por su parte, Francisco ha explicado: "Hemos salido con una serie de iniciativas que creo que son viables y se podrán realizar".
Los líderes de las dos iglesias han pedido no ser indiferentes ante los refugiados y también han denunciado que el crecimiento de la desigualdad aumenta el sentimiento de injusticia del sistema de las relaciones internacionales.
"Hoy es un día de gracia. Es un regalo de Dios este encuentro con el Patriarca Kiril. Recen por nosotros", ha escrito Francisco en su cuenta de Twitter minutos antes de la reunión.
"Esta reunión de los primados de la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa rusa se prepara desde hace mucho tiempo y marcará una etapa importante en las relaciones entre ambas iglesias. La Santa Sede y el Patriarcado de Moscú expresaron el deseo de que se convierta en un símbolo de esperanza para todos los hombres de buena voluntad", habían anunciado anteriormente en un comunicado conjunto ambas instituciones.