Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Papa propone encontrar el rostro de Dios en los más frágiles en vez de usar "leyes y preceptos"

El Papa ha propuesto encontrar el rostro de Dios en los más frágiles, pequeños e indefensos en vez de hacer uso de "leyes y preceptos" durante el Ángelus de este domingo.
Asomado a la ventana de su estudio privado, en el Palacio Apostólico Vaticano el Papa ha afirmado que ante "los prefectos y prescripciones- las leyes de ayer y hoy" Jesús invita a buscar el rostro de Dios en los más débiles porque no se puede separar "la vida religiosa del servicio a los demás".
"No nos da dos fórmulas o dos prefectos sino dos rostros, es más uno solo: el de Dios que se refleja en tantos rostros, en el rostro de cada hermano, especialmente del más pequeño, más frágil e indefenso está presente la imagen misma de Dios", ha expresado.
Ante miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro el Papa ha inquirido: "¿Somos capaces de reconocer en él el rostro de Dios?".
Por otro lado, ha comentado que "el amor es la medida de la fe y la fe es el alma del amor" al tiempo que ha recordado la Encíclica de Benedicto XVI "Dios es amor" para subrayar que el amor a Dios y a los demás son "inseparables y complementarios".
Durante su catequesis, ha explicado que la Ley divina se resume en "el amor a Dios y al próximo". Ha relatado que es primer mandamiento "no porque esté en la cima del elenco de los mandamientos", ya que Jesús lo pone en el centro y no en lo alto "porque es el corazón desde donde debe partir y adonde debe volver". Así ha expresado que para ser santos hay que preocuparse de los más débiles "el extranjero, el huérfano o la viuda" como recoge el Antiguo Testamento.
En este sentido, ha recordado que no se puede dividir la oración, los sacramentos, o el encuentro con Dios "de la escucha al otro, de la cercanía a su vida y a sus heridas". "No se puede amar a Dios sin amar a los demás y no se puede amar a los demás sin amar a Dios", ha exclamado.