Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pesadillas, agresividad y comportamientos temerarios son algunas de las "cicatrices" de los niños sirios, según UNICEF

La directora regional de UNICEF para Oriente Medio y el Norte de África, María Calivis, ha advertido de que el alargamiento del conflicto sirio podría estar dejando cicatrices "duraderas" e "invisibles" en los más de cuatro millones de niños refugiados, debido a una exposición prolongada a la violencia, al estrés, a los múltiples desplazamientos y a la pérdida de familiares y amigos.
De hecho, destaca que algunos padres han asegurado que sus hijos "están sufriendo pesadillas frecuentes y muestran comportamientos temerarios y agresivos", entre otras manifestaciones, entre las que también se encuentran "mojar la cama por las noches" y un mayor "retraimiento y apego".
En este sentido, expertos en protección de la infancia de la organización han asegurado que "los niños que han sido sometidos a un estrés intenso pueden perder la capacidad de conectar emocionalmente con los demás y consigo mismos" y existe la posibilidad de que se "paralicen" sus sentimientos básicos, haciéndoles incapaces de "pensar en el futuro o recordar eventos recientes".
Por ello, la entidad benéfica ha pedido ayuda para financiar las actividades que se llevan a cabo en los campos de refugiados con el fin de "ayudar a los niños a manear los temores y la inseguridad ", algo que, según ha destacado "no es un lujo".
La acción de la organización sobre el terreno consiste, según ha indicado, en llevar a cabo acciones para que los niños "puedan expresarse" a través del juego o del deporte, así como formar maestros y consejeros para proporcionar apoyo especializado a los niños que lo requieran.
En total, cerca de 470.000 niños sirios han recibido apoyo emocional desde el comienzo de 2013, de los cuales 250.000 lo han hecho desde Siria y el resto lo han hecho como refugiados en Líbano (128.000), Jordania (80.000), Irak (5.500) o Turquía (5.000).
En este sentido, la organización ha explicado que los programas de Unicef se mantienen en el país en guerra a pesar del conflicto "incluso en zonas donde el conflicto ha sido más intenso, como Homs, Daraa y Alepo".