Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llega a Suiza para poner fin a su vida agónica tras la picadura de una garrapata

La chica a la que le ha picado una garrapataRedes sociales

Kirsty Keep, una joven de Reino Unido, acaba de ser trasladada a Suiza para que se le practique la eutanasia. Pondrá fin así a una vida que vive con agonía desde que once años atrás le picase una garrapata. Desde ese momento, Kirsty sufre convulsiones, apenas puede estar de pie y tiene la cara prácticamente paralizada. Su familia ha decidido acabar con su dolor.

Kirsty Keep fue picada por una garrapata en el jardín de su casa hace once años, cuando la joven tenía 12. Desde entonces. ahora ya con 23, no ha parado de sufrir dolores, toda su vida ha estado constantemente enferma y sus dolencias se han ido agravando hasta tal punto ha llegado en el último mes ha tenido que pasar cuatro veces por el hospital. 
Su cuerpo experimenta convulsiones, no puede tenerse en pie y el rosto lo tiene paralizado. Estas consecuencias son incurables y de por vida, según recoge el diario 'Daily Mail’. La joven dice sentir como sus huesos se estuviesen derritiendo y sus músculos se rompiesen. Sus padres cuentan que cada día es más difícil que se tome la mediación porque cada vez tiene más vómitos. 
Por este motivo la joven, procedente de Reino Unido, se ha trasladado ahora a Suiza, donde quiere que se le  ponga fin a su vida. No obstante, mientras se desarrolla todo el papeleo, su familia no tira la toalla y, aunque respetan la decisión de la joven, siguen recaudando dinero para pagar una investigación que cure a Kirsty en Florida.
Suiza y el llamado 'turismo de eutanasia' o ayuda al suicidio
En los últimos años, ciudadanos alemanes e ingleses muy enfermos con lesiones medulares, párkinson, esclerosis múltiple o esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y de entre 23 y 97 años eligen Suiza para hacer el último viaje de sus vidas. Una investigación asegura que el 'turismo de eutanasia' en Suiza está de hecho cada año más en alza. Aclarar, no obstante, que en Suiza la eutanasia es delito, pero no el suicidio asistido, es decir, no hay que contar con la asistencia del médico que solo tiene que prescribir el fármaco letal, quedando en manos de organizaciones no gubernamentales. El requisito ineludible del auxilio al suicidio en Suiza es que detrás de la actuación de quien ayuda no haya ninguna motivación egoísta ni de tipo personal o económico. Suiza cuenta con tres organizaciones voluntarias que dan apoyo a las personas que solicitan la ayuda al suicidio: EXIT, que actúa en los cantones de habla germánica e italiana; AMD, en los cantones franceses; y DIGNITAS, para las personas extranjeras que van a Suiza para recibir ayuda al suicidio.