Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fuego de O Pindo se extiende a Mazaricos (La Coruña) y amenaza casas en núcleos de O Fieiro y Reboredo

El incendio forestal de O Pindo, el de mayores dimensiones este verano en Galicia, se ha extendido durante la jornada del viernes al ayuntamiento de Mazaricos, donde amenaza casas en los núcleos de población de O Fieiro y Reboredo, en la parroquia de Arcos.
El alcalde de Mazaricos, José Manuel Santos, ha destacado, en declaraciones a Europa Press, que el fuego "estuvo muy cerca" de las viviendas en estos lugares y, de hecho, "está rodeándolos", aunque cree que "ahora mismo no hay riesgo" y no fue necesario desalojar a vecinos. "Creo que se van a salvar", ha añadido, además de incidir en su deseo de que pronto "se controlen" las llamas.
La parroquia de Arcos, que registró otro incendio el pasado día 5 de septiembre, se encuentra en un alto con respecto a la parroquia de O Ézaro --en el municipio vecino de Dumbría--, pero a una altitud considerablemente inferior a la del monte Pindo.
"Era pequeño, pero ahora ya es mayor", ha apuntado, sobre la extensión de terreno que ya ha ardido en Mazaricos, que cifra en algo menos de 100 hectáreas. En total, la Xunta habla de 1.900 en un fuego que ya ha estado presente en tres ayuntamientos: Carnota, donde se inició; Dumbría y Mazaricos.
Sobre la afectación de las llamas en Dumbría, Santos indica que las laderas de la cascada de O Ézaro "parece que se salvaron", pero constata que hubo fuego en la parroquia, por lo que, según le comentan los medios de extinción, ardió en un "lateral de la cascada".
El regidor confía en que las horas que quedan de luz sean suficientes para que los servicios de lucha contra el fuego puedan poner freno al avance de las llamas y, sobre todo, "para salvar los lugares" habitados.