Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Políticos egipcios, en contra de un himen artifical que permite simular la virginidad de la mujer

"Se acabaron los problemas si has perdido tu virginidad. Con este producto puedes tener tu primera vez cada noche. Añadiendo algunos gemidos pasará por virgen". Con este reclamo vende la empresa Gigimio el himen artificial que permite a las mujeres engañar a sus maridos. La cultura islámica prohíbe las relaciones sexuales fuera del matrimonio.
Sheik Sayed Askar, miembro del partido Conservador egipcio ha dicho que la entrada de este producto en el mercado será una vergüenza para el país porque "animar las relaciones sexuales ilícitas".
Abdel Moati Bayoumi, un erudito islámico ha sentenciado que no se debería permitir algo así porque causará más daños que beneficios. "Quien lo venda debería ser castigado".
Sin embargo, el producto ha encontrado algún que otro apoyo. Marwa Rakha, una bloggera egipcia, activista de la defensa de los derechos de las mujeres, ha sentenciado que golpearía a cada hombre hipócrita, en una cultura que condena la sexualidad femenina y hace la vista gorda con la promiscuidad masculina.
En la web de Gigimo se oferta el envío del kit a todos los países de Oriente Medio, pero no a Egipto. Sin embargo, un periodista se ha encargado de traducir un anuncio de radio al árabe desde el chino.
En Egipto la reconstrucción del himen cuesta unos 120 euros, un precio inalcanzable para las mujeres más pobres.