Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión provisional para uno de los seis detenidos por atacar a un grupo de ultras el 12-O

El Juzgado de Instrucción 19 de Barcelona ha dictado prisión provisional para uno de los seis detenidos el martes por su presunta implicación en el ataque a un grupo de ultraderecha el 12 de octubre en Barcelona, tras los actos de la Hispanidad, han informado fuentes judiciales.
El resto de detenidos han quedado en libertad provisional, con la obligación de comparecer una vez al mes en el juzgado, y se les ha prohibido acudir a manifestaciones y actos reivindicativos.
Pese a que todos están imputados por un delito de lesiones y daños, se ha decidido ordenar prisión provisional para F.P.V por cuatro delitos de lesiones, y uno de daños y de discriminación por motivos ideológicos.
Los Mossos d'Esquadra les arrestaron el martes por presuntamente agredir a ocho ultras que había asistido al acto celebrado en Montjuïc, y les atribuían los delitos de lesiones, con el agravante de motivos de odio y de daños.
Los hechos ocurrieron en el barrio de Sants cuando un grupo de 15 antifascistas agredieron a un ocho ultras que estaban sentados en la terraza de un bar de la calle Farell, según recoge la juez en un auto.
Los presuntos agresores, la mayoría encapuchados, actuaron de forma organizada, planificada, con rapidez y alta dosis de violencia, según la policía catalana, y utilizaron palos, piedras, cadenas y armas blancas.
Fruto de la agresión resultaron heridas cuatro personas de diversa gravedad, que necesitaron asistencia médica, y se causaron daños en el establecimiento por un valor superior a los 1.300 euros.
REGISTRO
Según la magistrada que instruye el caso, la investigación ha permitido establecer que aquel día los agresores salieron de forma organizada desde el centro okupa Can Vies de Sants para realizar el ataque, y que después diversos de los presuntos autores regresaron para buscar refugio.
Tras las detenciones, este miércoles la Unidad de Información de la policía catalana realizó un registro judicial en Can Vies para encontrar material o indicios relacionados con la agresión.
En el registro, que duró unas 10 horas y que comportó un amplio despliegue de antidisturbios, los Mossos se incautaron de numerosa documentación y objetos, aunque desde el centro criticaron la actuación de "desproporcionada" y que vulneraba derechos fundamentales como la inviolabilidad de domicilio y la libertad ideológica.