Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El RACC prevé que más de 1.332.000 vehículos necesitarán asistencia mecánica en las carretera españolas este verano

El RACC, empresa de asistencia en carretera, ha estudiado el comportamiento del parque automovilístico de España a partir de una muestra de 486.402 de servicios gestionados durante 2016 y ha previsto que más de 1.332.000 vehículos necesitarán asistencia mecánica en las carretera españolas este verano, según ha informado el servicio.
De los más de 4,5 millones de asistencias mecánicas que se producen en España cada año, el verano es la época que concentra la mayor parte de estos servicios. En este sentido, se estima que durante el mes de agosto más de 476.800 vehículos tendrán una incidencia, lo que supone más de 15.300 asistencias diarias. El día más conflictivo está estimado que sea el 16 de agosto, cuando se calcula que unos 23.800 vehículos necesiten asistencia.
En cuanto a los motivos de las averías, la primera causa de las mismas es el sistema eléctrico general del vehículo, en un 43,6% de los casos. De éstos, el 33% corresponde a problemas con la batería y el 13,6% a otras incidencias, según RACC.
La segunda causa de las averías, en un 16,6% de los casos son las ruedas, sistemas de dirección, suspensión y frenos. Los componentes mecánicos del motor son la tercera causa de problemas, en un 11,6% de las averías.
Las asistencias se concentran entre las 8:00 horas y las 11:00 horas de la mañana durante el año y entre las 17:00 horas y las 19:00 horas por la tarde. En verano, esta frecuencia empieza a las 9:00 horas y por la tarde se alarga hasta las 20:00 horas.
Para evitar algunos de estos daños, el RACC aconseja hacer las revisiones indicadas por el fabricante, comprobar si el vehículo tiene pérdidas y controlar periódicamente el consumo. Durante el viaje se debe prestar atención a cualquier indicación del cuadro de instrumentos que advierta de problemas mecánicos y en caso de avería se debe comprobar que se dispone de todos los elementos de seguridad obligatorios.
Por último, el RACC recomienda descansar y evitar comidas abundantes justo antes de iniciar un viaje, así como eliminar el alcohol, medicamentos o cualquier sustancia que provoque somnolencia. Destacan también la importancia de programar el viaje con antelación, realizando paradas y evitando vías de retención de tráfico, así como cargar el vehículo sin impedir la visibilización y hacer uso del cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantiles.