Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Reyes Felipe y Letizia y la Princesa Beatriz inauguran por todo lo alto la expo del Bosco

Los Reyes de España Felipe y Letizia y la Princesa Beatriz del Reino de los Países Bajos han inaugurado este lunes 30 de mayo la exposición El Bosco y no han podido estar más cariñosos. Tanto Felipe como Letizia no han podido rendirle más muestras de afecto a la que fuera soberana de Holanda, algo recíproco y que no han dudado en mostrar.
El Rey ha estado de lo más caballeroso y cortés con la madre de uno de sus mejores amigos de las monarquías reales. Tanto Letizia como Felipe VI han dado siempre muestras de la gran relación que mantienen con sus homólogos el Rey Guillermo y Máxima de Holanda.
La Princesa Beatriz estaba pletórica ante la inauguración de la exposición del V Centenario -patrocinada por la Fundación BBVA-, que acogerá el Museo del Prado desde el martes día 31 hasta el 11 de septiembre y que todos podremos ver.
El duelo va por dentro y desde que su otro hijo Friso falleciera a causa de un fatal accidente el pasado 12 de agosto de 2013, como consecuencia del daño cerebral causado por la falta de oxígeno después de su accidente de esquí, la Reina fue dejando paso a su hijo abdicando en Guillermo de Orange.
Los tres han posado a las puertas del Museo del Prado donde Letizia y la Princesa Beatriz se han dejado retratar cogidas. La Princesa de los Países Bajos ha sido recibida con todos los honores por: el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, acompañado del secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y Alicia Koplowitz, miembro del patronato entre otros..
La exposición del Bosco se divide en seis secciones que distribuyen las obras por temáticas, y que arranca con El Bosco y s-Hertogenbosch, que sitúa al artista a una ciudad en la que vivió hasta su muerte, y que está centrada en torno al tríptico del Ecce homo de Boston.
La segunda sección es Infancia y vida pública de Cristo y está centrada en el tríptico Adoración de los Magos, restaurado recientemente por el Prado y que el público verá por primera vez desde los trabajos acometidos. En palabras de la comisaria, Pilar Silva, los diferentes elementos de esta obra revelan la "originalidad" y la "capacidad de invención" que tenía el artista.
La tercera parada de este recorrido es Los santos y en ella, la más numerosa, se puede disfrutar de obras como Las tentaciones de San Antonio, del Museo de Lisboa, perteneciente a una segunda etapa del artista.
Del paraíso al infierno, a continuación, centra su atención en Carro de heno, mientras que El jardín de las delicias incluye, además de la pintura más emblemática, una reflectografía infrarroja y la radiografía de la obra, que permite apreciar los cambios que realizó el Bosco desde el inicio del dibujo subyacente. El recorrido termina con El mundo y el hombre: pecados capitales y obras profanas, que discurre en torno a la Mesa de los pecados capitales y el tríptico incompleto del Camino de la vida.