Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rodríguez indica que Juliana Bonoha será dada de alta "en breve" si las últimas pruebas son negativas

Destaca que los profesionales han actuado cumpliendo "perfectamente" los protocolos y que tienen formación suficiente
El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, ha manifestado que la religiosa Juliana Bonoha será dada de alta "en breve" si las últimas analíticas sobre el virus del ébola dan negativo.
Aparte, ha remarcado que los profesionales de la región que se dedican a la especialidad de enfermedades infecciosas tiene formación suficiente para tratar a pacientes con esta enfermedad o con cualquier otra de este tipo.
Así lo ha indicado en declaraciones a los medios de comunicación tras una visita al Hospital de La Princesa y preguntado sobre la situación de Bonoha y las medidas de seguridad desplegadas en el Hospital Carlos III para atender el ingreso del religioso Miguel Pajares, que falleció ayer por ébola.
Rodríguez ha remarcado que Bonoha se le realizaron dos pruebas que han dado negativo pero que se está a la espera de obtener los resultados de una última analítica, para garantizar que no tiene el virus puesto que su periodo de incubación es de dos o tres semanas.
En este sentido y tras subrayar que estas medidas son para tranquilidad de la propia paciente y la población en general, el consejero ha añadido que si el test es negativo se le dará de alta lo antes posible y que, si por el contrario es positivo, se la mantendrá ingresada en aislamiento.
Por otro lado, ha recalcado que los protocolos establecen que a los trabajadores que han tratado a pacientes con enfermedades infecciosas se les hagan controles rutinarios de cara a garantizar que no están contaminados por el virus.
El consejero ha recalcado que es una medida de seguridad habitual y está convencido de que todos los profesionales están perfectamente, indicando al respecto que el último control efectuado fue negativo, dado que eran consciente de las medidas de seguridad para atender casos de ébola.
En este sentido, ha querido agradecer la labor que ha desplegado estos días el personal sanitario y no sanitario durante los días de ingreso de Pajares. "Han hecho todo perfectamente", ha agregado a continuación Rodríguez.
Por otro lado, ha recalcado que la ropa utilizada por Pajares va a ser incinerada y ha apuntado que se han iniciado las labores de desinfección de la habitación donde estaba ingresado el religioso fallecido ayer. En este sentido, Rodríguez ha añadido también que el centro volverá a tener pacientes ingresados.
El consejero ha detallado que el ingreso de Pajares en el Carlos III se decidió por "razones de evitar alarma social" ante el primer caso de ébola y porque las circunstancias propias del verano, con descenso de demanda asistencial, lo permitían.
En este sentido, ha asegurado que esta medida y el traslado de los pacientes del Carlos III a La Paz fue una "medida coyuntural" para tranquilizar a la población al entender que con ello se sentirían más seguros.