Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salud garantizará por ley una espera máxima para todas las operaciones pero flexibilizará tiempos

Seguirá potenciando la cirugía mayor ambulatoria, que ya supone el 60% de las intervenciones
La Conselleria de Salud de la Generalitat garantizará por ley a partir del 1 de enero de 2015 una espera máxima para todas las intervenciones quirúrgicas a las que deban someterse los catalanes, aunque flexibilizará los tiempos, que podrían oscilar entre los seis meses y el año, en función de criterios clínicos.
Lo ha revelado en una entrevista de Europa Press el conseller Boi Ruiz, que ha precisado que se modificará la actual legislación --que solo contempla un tiempo máximo garantizado para 14 tipos de intervenciones-- con el fin de que el decreto de listas de espera deje de ser "inequitativo".
"En un momento dado se hizo este decreto para dar preferencia a las enfermedades más frecuentes, para que no se acumularan", según el conseller, que critica que otras operaciones no monitorizadas puedan esperar hasta tres años.
"Los que conocemos como procesos monitorizados se pondrán en una igualdad de tiempo lo más razonable posible con la capacidad de tiempo que tenemos", ha señalado el conseller, que se plantea que el nuevo decreto de listas de espera pueda hacer dos cortes: de seis meses o un año.
Ruiz ha explicado que "actualmente se debe garantizar por ley una espera máxima para una fimosis y no para una operación de nódulo tiroide, algo que no tiene sentido", y ha manifestado que la mayoría del sector sanitario comparte esta reflexión y aboga por modificar la lista de 14 patologías.
La sanidad pública catalana realizó el año pasado 151.000 operaciones relacionadas con los 14 procedimientos garantizados, mientras que del resto de patologías operó a 181.000 pacientes, de los que el 83% esperaron menos de un año.
El objetivo de ordenar las listas de espera en Catalunya también sumará novedades como la protocolización de las intervenciones quirúrgicas para reducir la variabilidad médica al poner a un paciente en lista de espera.
Se pondrán directrices para concretar qué tipo de varices estarán garantizadas en tiempos de espera: "No son lo mismo unas varices estéticas, voluminosas o flebíticas", arguye el conseller, para remarcar que atiende una demanda histórica de la Sociedad Catalana de Cirugía y de la comunidad médica, con la que el departamento trabaja en el nuevo decreto.
"Habría que determinar un tiempo de garantía no tanto por la enfermedad o el procedimiento, sino por el estadio clínico por el que el procedimiento debe ser aplicado o se encuentra", ha concretado el conseller.
Por ello, Salud se ha marcado como objetivo estabilizar las listas de estos 14 procedimientos "para que en 2015 haya un sistema más equitativo, sin excluir ninguno de los procedimientos garantizados, y homogeneizar todas las patologías en términos de equidad".
"OPERAR MÁS Y MÁS PRODUCTIVIDAD"
Sobre el compromiso de la Generalitat de eliminar el 23% de pacientes en lista de espera que supera el tiempo legal de intervención antes de final de año, Ruiz ha revelado la estrategia para lograrlo: "Operando más y aumentando la productividad de los hospitales se cumplirá el objetivo".
En esta línea, ha destacado el gran papel de la cirugía mayor ambulatoria en la gestión de las listas de espera, puesto que este tipo de intervenciones ya suponen el 60% del conjunto de actos quirúrgicos --cuando hace cinco años eran el 40%--, y suponen una mejora para el paciente y un gasto menor en utilización de camas.
Aunque las listas de espera se han reducido un 7,4% en los 14 procedimientos quirúrgicos garantizados por ley a junio de 2014, un 23,4% de los pacientes --un total de 17.082-- rebasaban el límite legal establecido por decreto.
Desde que, en 2011, el primer ajuste presupuestario sanitario de la historia provocó que las listas de espera se dispararan un 42% y que 80.540 pacientes esperaran una de estas 14 operaciones garantizadas ese año, la cifra ha seguido un curso a la baja, aunque no ha alcanzado todavía la cifra de los 56.670 pacientes que esperaban en 2010, cuando un 21% de los usuarios superaba el límite impulsado por la exconsellera Marina Geli.