Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad está estudiando el texto que pretende regular la asistencia sanitaria a personas no aseguradas

La Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia ha admitido que está trabajando en el borrador de orden que pretende regular el acceso a la asistencia sanitaria a personas que no tienen la condición de asegurado ni beneficiario en el Sistema Nacional de Salud.
Y es que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y las comunidades autónomas estudian una vía para que los inmigrantes sin papeles, que desde el próximo 1 de septiembre se quedarán sin cobertura sanitaria, paguen por recibirla en la sanidad pública mediante convenios.
Según explica Sanidad, se trata del desarrollo del Real Decreto que regula la condición de asegurado y beneficiario a efectos de la asistencia sanitaria en España, publicado en el Boletín Oficial del Estado el pasado 4 de agosto. Esta norma establece que las personas que no reúnan la condición de asegurado o beneficiario del sistema podrán formalizar convenios especiales de asistencia sanitaria.
La Consejería de Sanidad de la Región, según ha informado en un comunicado, ha recibido durante estos días, al igual que otras autonomías, un borrador de orden para regular la posibilidad de suscribir estos convenios especiales que posibiliten la asistencia a través del Sistema Nacional de Salud.
El personal de la Consejería de Sanidad y Política Social está estudiando el texto, que se ha recibido hace unos días, y ahora mismo considera que es "muy precipitado" efectuar una valoración al respecto.
"Estamos analizando el texto y una vez que hayamos concluido su estudio nos pondremos en contacto con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para trasladarles nuestro parecer", añade la Consejería.
En este sentido, explica que la Consejería ya está trabajando sobre el borrador de orden, aunque en estos momentos "no hay un plazo formal determinado por el Ministerio para formular alegaciones o dar luz verde al documento".
El Ministerio debe ser el encargado de dar los detalles y precisar los aspectos que recoge el borrador de orden. No obstante, a grandes rasgos, la Consejería ha afirmado que el objetivo es regular el acceso a la asistencia sanitaria a personas que no tienen la condición de asegurado ni beneficiario en el Sistema Nacional de Salud.
Así pues, añade que este grupo de personas podrá pagar una contraprestación o cuota derivada de la suscripción de un convenio especial siempre que cumpla como requisito estar empadronados por un periodo de al menos un año antes de suscribir este convenio especial, o no tener acceso a un sistema de protección sanitaria pública de cualquier otro modo.
La Consejería precisa que las cuotas anuales para 2012 son de 710,40 euros para personas menores de 64 años y para aquellas de 65 ó más, de 1.864,80 euros.
Asimismo, se contemplan una serie de casos para aquellos que tengan personas a su cargo como, por ejemplo, que el segundo suscriptor abone el 100 por cien de la cuota establecida; o que, a partir del tercer y cuarto, haya un descuento del 15 por ciento; mientras que, a partir del quito y siguientes, será del 25 por ciento.
La Consejería ha reiterado que está trabajando sobre el texto, un documento de trabajo que "podría haberse filtrado de forma interesada y que todavía está en una fase muy incipiente". La información que este martes aparece en algunos medios "todavía no está cerrada ya que todas las administraciones estamos trabajando sobre él", añade.