Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanidad admite que el caso de microcefalia era esperado y recuerda que hay protocolos para su seguimiento

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad reconoce que el primer caso de microcefalia en el feto de una mujer infectada por el virus Zika era esperable y recuerda que existen protocolos para su seguimiento en el embarazo y el control de otros casos que están en marcha y "permanentemente actualizados".
Fuentes del departamento de Alfonso Alonso han reconocido a Europa Press que este primer caso de microcefalia fetal está "dentro de lo esperado" en función de lo observado en mujeres embarazadas en los países más afectados por el virus, sobre todo en Brasil, donde se han registrado numerosos casos de microcefalias y otras malformaciones fetales en mujeres gestantes.
En España, según el último informe publicado este martes 3 de mayo por Sanidad, se han registrado 105 casos del virus Zika confirmados en laboratorio, todos ellos importados de alguno de los países afectados, y de ellos 13 son mujeres que estaban embarazadas en el momento de la toma de muestras.
Además, las mismas fuentes han recordado que actualmente están en marcha el Protocolo de vigilancia epidemiológica de la enfermedad por virus Zika y el Plan de Preparación y Respuesta frente a enfermedades transmitidas por vectores, que también engloba al dengue o el Chikungunya; así como el protocolo de seguimiento en el embarazo elaborado por Ministerio y comunidades autónomas junto con la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).
Dicho documento establece que en el caso de las embarazadas con datos de laboratorio que confirmen la presencia del virus Zika se realizarán ecografías seriadas para controlar el crecimiento y, sobre todo, la morfología fetal cada dos semanas, siendo imprescindible el concurso de obstetras avanzados en el diagnóstico ecográfico prenatal y en la sospecha diagnóstica de infección fetal.
Y ante un recién nacido con evidencia de infección materna del virus Zika, el protocolo recomienda llevar a cabo la serología y neutralización en sangre de cordón, examen histopatológico de la placenta y cordón umbilical y PCR del virus en tejido placentario congelado y cordón umbilical.