Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las críticas de Santamaría a Ferran Adrià llegan a Gran Bretaña

Primero fueron los cocineros. Las palabras de los chefs Arola, Adriá o Arzac no se han hicieron esperar. El vasco, por ejemplo, que confiesó sentirse "indignado y triste", le recordó que "la envidia es una mala compañera de viaje". Sergi Arola fue más allá. Defendió que se puede comer "con un sentido", pero que en los restaurantes de los cocineros criticados se "come con los cinco".
Ahora le ha tocado el turno a la vicepresidenta del Gobierno. De la Vega ha manifestado en una comparecencia tras el Consejo de Ministros que la cocina española usa aditivos "de calidad"  y goza hoy "de muy buena salud en todos los aspectos". No en vano, en España "tenemos un sistema de control que se respeta y se cumple".
Sensacionalismo británico
Sin embargo, las consecuencias más graves de esta polémica se producen fuera de nuestras fronteras. Los tabloides británicos no han desaprovechado la ocasión para desprestigiar la cocina española. Al titular del Daily Telegraph dejando caer la posibilidad de que Adriá "envenene a sus comensales", hay que unir la gran cantidad de cabeceras que, al hacerse eco de la información, desprestigian la cocina española de vanguardia.
La química no es veneno
Por su parte, Roberto Xalabarder, vicepresidente de la Asociación de Fabricantes de Aditivos y Complementos Alimenticios, ha roto una lanza a favor del uso de ingredientes de los llamados 'químicos'.
Según ha explicado, hay que desdramatizar el asunto: "Todos los alimentos son química y cuando se digieren en el organismo se transforman en otras sustancias también químicas".
De hecho, los más de trescientos aditivos autorizados en Europa se revalúan continuamente y al mínimo problema se retiran. Y los 88 aditivos que se utilizan en la cocina de vanguardia son "auténticamente naturales": minerales, extractos de algas o colorantes "absolutamente seguros".
Polémica estéril
Para Xalaber se trata por tanto de un debate inútil. Considera que Santamaría "ha atacado a los demás para defender lo suyo". Además, el conseller de Agricultura, Alimentación y Acción Rural, Joaquim Llena, ha recriminado al cocinero que "se ha pasado diciendo que lo que se hace no es seguro" y ha dejado claro que "no hay peligro alguno para la salud con esta gastronomía". AGE