Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Senado italiano rechaza la propuesta del Gobierno de retener a los inmigrantes 18 semanas

El ministro del Interior italiano, Roberto Maroni. EFE/Archivotelecinco.es
El Senado italiano aprobó hoy una enmienda al decreto ley sobre seguridad propuesto por el Gobierno de Silvio Berlusconi por la que se deja en 60 días el tiempo máximo de retención para los inmigrantes indocumentados en los centros de identificación del país.
Esta enmienda, que fue aprobada mediante voto secreto, había sido presentada por la oposición y pedía la anulación de uno de los artículos del decreto sobre seguridad del Gobierno que contemplaba hasta 18 semanas de retención para los indocumentados.
Hasta en tres ocasiones el Ejecutivo obtuvo hoy el rechazo de la Cámara Alta italiana y estuvo a punto de hacerlo en una cuarta ocasión, con la enmienda propuesta por un senador del opositor Partido Democrático (PD), liderado por Walter Veltroni, que pedía la revocación de la polémica tasa por el permiso de residencia.
"Con la derogación de esta norma se ha dado una señal muy fuerte a la política de inmigración del Gobierno. Evidentemente sobre la línea impuesta por (el ministro del Interior, Roberto) Maroni no hay ni siquiera mayoría", comentó Felice Casson, el promotor de la enmienda al tiempo de retención a los indocumentados.
Casson, senador del PD, explicó que se solicitó el voto secreto porque algunas de las propuestas iban contra los artículos 13, 24 y 29 de la Constitución italiana.
Esta derrota parlamentaria del Gobierno llega en un momento en el que Maroni es cuestionado por su política de inmigración y, sobre todo, por su decisión de abrir un centro de identificación y expulsión de inmigrantes en la pequeña isla de Lampedusa, considerada por muchos la puerta de entrada a Europa.
El martes, el ministro de Defensa italiano, Ignazio La Russa, anunció que su país mantendrá los 3.000 soldados que vigilan y patrullan las calles durante otros seis meses, como refuerzo de las actividades de seguridad de la Policía italiana.