Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicatos de la Policía piden la medalla al mérito a los agentes que trabajaron en los disturbios del 22M

Los sindicatos de la Policía SUP, CEP, SUP y SPP han solicitado formalmente el ingreso en la Orden al Mérito Policial para los agentes que participaron "en la fase más peligrosa y violenta" del dispositivo de la manifestación de las Marchas de la Dignidad del pasado 22 de marzo.
Los sindicatos esgrimen que hicieron frente a los grupos radicales desplegados en el centro de la capital por lo que piden una "singularizando a quienes resultaran lesionados en entidad con la concesión de una Cruz al Mérito Policial con distintivo rojo".
También solicitan que se tenga también en consideración a los miembros de otras unidades, al margen de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que resultaron lesionados o realizaron detenciones "que implicaron un riesgo físico para quienes las protagonizaron".
Además, proponen la concesión de un reconocimiento profesional de máxima entidad para todos los funcionarios que participaron en aquel dispositivo.
Los cuatro sindicatos recuerdan que la marcha terminó con 67 heridos policías (de los 101 heridos totales), de los que cuatro fueron hospitalizados por conmoción cerebral, pérdida de piezas dentales y múltiples heridas.
"Los graves altercados ocurridos esa noche han tenido una gran repercusión social, ocupando las escenas de agresión a los policías un espacio preeminente en los medios de comunicación, tanto a nivel nacional como internacional", señalan.
"Y es que la entidad de los ataques de los violentos, su alto grado de coordinación, su nivel de organización y la saña empleada para herir de gravedad a los agentes aprovechando además la elevada asistencia al acto final previsto en Colón como parapeto para dificultar la respuesta policial a estos disturbios, han puesto de manifiesto que existe una clara y premeditada estrategia para convertir cualquier acto de reivindicación que se produce en la capital en la excusa perfecta que los violentos emplean para tratar de extender el miedo en las calles", argumentas los sindicatos en el escrito.
Además, están "firmemente convencidos" de que los policías que tomaron parte en ese dispositivo "lo hicieron con una ejemplaridad tal y asumiendo un riesgo de semejante entidad que el reconocimiento de ese servicio, en todas las escalas, es una obligación para todo el Cuerpo".
Las organizaciones sindicales destacan la labor de la UIP, pero no se quieren olvidar la de la Brigada de Información y la de dos funcionarios de Bronce 20 Madrid que recibieron el impacto de objetos contundentes y requirieron asistencia médica. Y tampoco las cuatro detenciones realizadas por la Brigada Móvil en Metro Colón y en Raimundo Fernández Villaverde con Nuevos Ministerios por atentado y resistencia a la autoridad.
"Todos ellos y especialmente los que acabaron lesionados por la brutal agresión de los radicales han dejado claro que la entrega profesional y el compañerismo son valores que refuerzan al Cuerpo Nacional de Policía como garante de la defensa de derechos fundamentales de la sociedad española frente a quienes sólo pretenden extender la violencia y amenaza", han añadido.
QUERELLA SPP
Por su parte, el Sindicato Profesional de la Policía ha anunciado hoy que también ha interpuesto una querella en calidad de acusación popular contra los detenidos y demás personas que puedan aparecer responsables de lo sucedido el 22M por hechos constitutivos de asesinato en grado de tentativa, atentado, lesiones y desórdenes públicos.
El sindicato justifica esta acción legal en los "lamentables sucesos acaecidos ese día, en la que grupos radicales se emplearon con una inusitada violencia contra las Unidades de Intervención Policial, dejando un alto número de policías heridos, algunos de alta consideración".
"Se trata de hechos extremadamente graves, tanto por la agresividad desplegada por los participantes de los altercados, como por la ausencia total de respeto a la autoridad y la saña empleada contra los funcionarios de policía y cualquier persona que intentase ayudarles, al margen de los cuantiosos daños causados en el mobiliario urbano y en la calzada", apuntan.