Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sindicatos se concentran por la segunda víctima mortal en la explosión de la pirotecnia de Vélez de Benaudalla

Delegados de UGT y CCOO se han concentrado este lunes frente al edificio sindical en señal de protesta por la muerte de una trabajadora en la explosión registrada el pasado jueves en una pirotecnia situada en el término municipal de Vélez de Benaudalla (Granada), donde también falleció su marido debido a las graves quemaduras que presentaba.
El responsable de Servicios y Afiliación de CCOO Granada, Juan Pérez, ha explicado tras la concentración que, de acuerdo a la normativa que regula la actividad laboral en las pirotecnias, no está permitido que en las zonas de almacenamiento se realicen otros trabajos que no sean los propios de un almacén. Sin embargo, "las primeras informaciones indican que las dos personas fallecidas estaban realizando otras tareas diferentes", ha indicado en un comunicado.
El sindicato también ha criticado que los técnicos de esta central sindical no hayan podido acceder al lugar del suceso para aclarar todas las interrogantes que aún quedan pendientes sobre este accidente. De hecho, desde CCOO se ratifican en que "ha debido fallar algún eslabón de la cadena preventiva" para que se desencadenara el accidente.
Por su parte, el secretario de Organización de UGT Granada, Antonio Rejón, ha recordado que con este ya son siete los trabajadores fallecidos en accidente laboral en lo que va de año en la provincia de Granada y ha explicado que desde el sindicato, ya se ha puesto el caso en manos de la Fiscalía y de la Inspección de Trabajo para que se puedan esclarecer las causas del suceso.
Las circunstancias en las que se ha producido el accidente, ha explicado, hacen que este caso sea "más complicado" de investigar, ya que la empresa "parece que cumplía con las medidas de seguridad exigidas y las dos personas fallecidas se encontraban dentro de un búnker, por lo que no hay ningún testigo que pueda ayudar a aclarar lo ocurrido", ha señalado.