Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Sindicatura de Cuentas de Cataluña detecta irregularidades en la Agencia de Cooperación en 2011

El organismo replica que ha subsanado la deficiencias que detecta el informe
La Sindicatura de Cuentas de Cataluña ha emitido este jueves un informe en el que aprecia varias irregularidades en la gestión contable de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo en el ejercicio de 2011.
El ente fiscalizador de la Generalitat ha señalado que la agencia concedió 160 subvenciones por un importe superior a los 12.000 millones de euros, de las cuales 63 se dieron de forma directa --más de 7 millones--.
También ha detectado que 107 expedientes relativos a subvenciones dadas por la Agencia por valor de más de 16 millones de euros no están justificados, y señala que no hubo ningún acto formal para reclamar o retroceder la subvención.
La Sindicatura de Cuentas alerta de que hay problemas en el procedimiento por el cual se dieron las subvenciones y, por tanto, existe "un posible perjuicio" para la Tesorería de la Generalitat.
El informe también detecta que en el mismo ejercicio las obligaciones reconocidas en concepto de subvenciones y transferencias corrientes son superiores al presupuesto definitivo en 830.562 euros, en contra de lo que establece la normativa.
En cuanto a personal, el ente alerta de que en abril de 2011 la agencia formalizó cuatro nuevos contratos laborales en contra de un decreto del 11 de enero del mismo año que establecía que no se podía nombrar ni contratar nuevo personal laboral para cubrir plaza vacantes o puestos de refuerzo sin aprobarlo la Conselleria de Gobernación y la de Economía.
Sobre las contrataciones que hizo la agencia en 2011, el informe señala que Cooperación firmó dos contratos de alquiler para la instalación de su sede antes de que la Dirección General de Patrimonio emitiera los informes correspondientes.
ORDEN A PARTIR DE 2011
En un comunicado, la agencia ha replicado que a partir de marzo de 2011, coincidiendo con la entrada de la actual dirección, se puso orden en temas como los procedimientos administrativos y el "estricto cumplimiento" de los plazos en las subvenciones.
Asimismo, el organismo público defiende que las 63 subvenciones dadas de forma directa no se podían dar por concurrencia competitiva por la especificidad de su naturaleza o de sus beneficiarios.
La agencia, que ha presentado alegaciones al informe, argumenta que en marzo de 2011 uno de sus mayores problemas era el gran número de expedientes que tenía abiertos, un problema ya "resuelto" porque no le queda ningún expediente abierto que pueda causar perjuicios a la tesorería de la Generalitat.