Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sínodo de 2015 traerá "apertura" sobre los divorciados vueltos a casar, según presidente de obispos venezolanos

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Diego Padrón, que ha participado en el Sínodo de los Obispos celebrado del 5 al 19 de octubre en el Vaticano, cree que en el Sínodo de 2015 --que será continuación de esta asamblea extraordinaria-- habrá "cambios" en relación a la participación en el sacramento de la comunión de los divorciados que se han vuelto a casar pues, según ha precisado, en las reuniones de este mes ha percibido que la "mayoría" de los participantes está "a favor" de una "apertura".
"El año que viene tengo la impresión de que va a haber cambios en relación sobre todo al desafío de los divorciados y vueltos a casar, en la mayoría del Sínodo percibí que está a favor de una apertura, de dar por ejemplo la participación en el sacramento de la comunión", ha señalado este miércoles durante un encuentro con la prensa en España.
No obstante, ha precisado que quizá se tendrán que poner "unas condiciones" para que la comunión a los divorciados que se hayan vuelto a casar no se permita "de manera general" sino "discerniendo en cada caso".
Para monseñor Padrón esta es ya "una postura nueva" y, por ello, ha celebrado que en el Sínodo "no triunfara una opinión cerrada" sino que "la inmensa mayoría" mostrara "una postura bien abierta frente a todas las situaciones. "Creo que esto es lo más importante", ha insistido, al tiempo que ha asegurado que ha habido "mayor participación y gran libertad de expresión".
En todo caso, ha explicado que durante el Sínodo "sí se notó que había tensión" y "dos visiones distintas" con respecto tanto al tema de los divorciados como en relación a las personas "con tendencia homosexual", aunque ha matizado que "no hubo una polémica violenta y fuerte" sino que se abordó "de manera muy pausada, con gran serenidad, cordialidad y respeto".
Sobre el segundo de los temas "álgidos", las uniones homosexuales, monseñor Padrón ha indicado que el punto estaba allí pero que la Iglesia ha declarado "abiertamente que no, que no hay ninguna comparación" entre el matrimonio entre hombre y mujer y las uniones entre personas del mismo sexo.
En cuanto al Papa Francisco, ha afirmado que se encontraba "muy feliz", que esperaba a todos en la puerta para saludarles uno a uno, que se podía hablar unos minutos con él y que incluso bajaba con el resto de obispos a tomar el café, sirviéndose él mismo en un vaso de plástico. "Como cualquier otro iba a buscar su café y no lo tomaba en una taza de oro sino en un vaso de plástico", ha apuntado Padrón, que sintió "alegría" de ver a un Papa "tan igual" a ellos.