Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sistach sobre el Sínodo: "El texto está desequilibrado porque da más importancia a las familias en dificultad"

El arzobispo de Barcelona, cardenal Lluis Martinez i Sistach, ha afirmado que el documento preparatorio del Sínodo de la Familia es "desequilibrado" porque da más importancia a las familias en dificultad. "En mi grupo estamos haciendo enmiendas a todos los puntos, al principio de forma sistemática. El texto está desequilibrado porque da más importancia a las familia en dificultad", ha precisado.
El purpurado se ha referido así, en el 'briefing' diario que ofrece el Vaticano sobre las discusiones, a la 'Relatio post disceptationem', el resumen conocido el pasado lunes sobre las 265 intervenciones que se han escuchado durante la primera semana del Sínodo Extraordinario sobre la Familia y que debe servir como base para el documento final que se votará el próximo sábado 18 de octubre.
Este mismo jueves se conocerá un nuevo documento provisional con cambios al texto propuestos por los 'Círculos Menores', grupos de trabajo de menor tamaño. "La gente se casa para toda la vida y queremos que esto aumente y por ello el texto tiene que dar más espacio a esto", ha especificado.
En todo caso, también ha reconocido que "hay matrimonios que no lo consiguen" y llegan las "separaciones y los divorcios". Para estas situaciones, ha expresado la necesidad de una "actitud maternal" de la Iglesia.
Así, ha comentado que "lo primero, evita lo segundo" y que, por eso, es necesario el "equilibrio". A pesar de considerar que al texto conocido le falta equilibrio, también ha apuntado a que la síntesis se hizo "con mucha objetividad", al tiempo que ha puntualizado que queda un gran "trabajo de consulta" hasta el próximo Sínodo convocado para octubre del año que viene.
Por otro lado, ha destacado que en las reuniones reuniones sinodales se habla con "libertad" porque es lo que pidió el Papa, al tiempo que ha admitido que hay "discusión", "tendencias distintas, pareceres distintos, sensibilidades distintas", de los que "puede salir luz".
En este sentido, ha subrayado que el clima del Sínodo que reúne en el Vaticano a 191 obispos y decenas de laicos para discutir sobre la familia es "de comunión, fraternidad y pastoralidad, de Iglesia madre y maestra que quiere ver la realidad y se acerca".
Por su parte, el presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, monseñor Rino Fisichella, ha afirmado que la discusión "es un elemento de crecimiento y no de división" y que esta actitud de debate es "fundamental para la vida de la Iglesia" porque sino sería todo "uniforme y aburrido".
En esta línea, ha explicado que "los días más fecundos el Sínodo son los que transcurren en los círculos menores" porque hay más libertad temporal, ya que no están limitados a decir todo en cuatro minutos y que se pueden dar las motivaciones o razones que han llevado a plantear cambios de la 'Relatio Post Disceptationem'.