Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Susana Díaz visita la sede de la Asociación Autismo Sevilla, que da servicio a más de 202 familias

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha visitado este martes la sede de la Asociación Autismo Sevilla, que da servicio a 202 familias asociadas, si bien presta también ayuda a familias no asociadas en materia de escolarización, asistencia de día o mediante asesoramiento psicológico y social, además de otras prestaciones como formación para el empleo. Díaz ha conocido de primera mano los diferentes programas y actividades que desarrolla esta entidad, así como sus necesidades e inquietudes.
Entre las instalaciones que tiene la Asociación Autismo Sevilla se cuentan el Centro de Atención Temprana, con 46 plazas y subvencionado por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales; el Centro de Educación Especial Ángel Riviére, concertado con la Consejería de Educación, Cultura y Deporte; la Unidad de Estancia Diurna Ángel Díez Cuervo, conveniada con la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia; y la Unidad Integrada en la Comunidad.
De forma global, la Junta de Andalucía destinó en 2013 a esta entidad más de 663.000 euros a través de diferentes ayudas, subvenciones o concertación de servicios.
Según los datos de los centros de valoración y orientación, en Andalucía existen 1.625 personas con al menos el 33 por ciento de discapacidad diagnosticada de trastorno del espectro autista (TEA), de los que 1.349 son hombres y 276 mujeres. En la provincia de Sevilla son 488 (405 hombres y 83 mujeres).
La administración autonómica trabaja con las asociaciones en medidas de promoción de la autonomía personal y promoción de la participación social de estas personas. En este sentido, la Dirección General de Personas con Discapacidad de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha destinado en los últimos seis años 1,2 millones de euros para el desarrollo de programas de atención integral a estas personas y a sus familias, así como para el mantenimiento de las distintas asociaciones existentes.
Los Trastornos del Espectro Autista (TEA) afectan a una de cada 150 personas (cuatro veces más a hombres que a mujeres) y se manifiestan en los tres primeros años de vida. Actualmente incluyen trastorno autista, Síndrome de Asperger, Trastorno Generalizado del Desarrollo no Especificado, Trastorno Desintegrativo Infantil y Síndrome de Rett. Todas las personas con TEA presentan dificultades en el área de la socialización, la comunicación y la imaginación, aunque su expresividad es muy variable incluso a lo largo de la vida de una misma persona.
La detección precoz de este trastorno, así como una intervención integral y temprana, contribuyen a potenciar las capacidades de esta población y evitan o minimizan la aparición de complicaciones en su manejo posterior.
Para ello, el sistema sanitario público de Andalucía cuenta con diferentes herramientas. Una de ellas es la 'Guía TEA', que tiene por objeto mejorar el conocimiento de los pediatras de los centros de salud sobre estos trastornos, ayudándoles a identificar desde los 18 meses las señales de alarma que pueden llevar a un diagnóstico de autismo.
Pero también existe el cuestionario M-CHAT (The Modified Checklist for Autism in Toddlers), que es actualmente la prueba más consensuada internacionalmente para la detección precoz, implicando a padres y madres y a profesionales en la identificación de comportamientos significativos e indicativos de un trastorno socio-comunicativo.
Por otra parte, el proceso asistencial integrado de los TEA es una herramienta clave para garantizar el abordaje eficaz del autismo, en tanto que propone un enfoque integral, una respuesta intersectorial, interdisciplinar y multiprofesional inserta en un modelo de intervención uniforme, centrado en el niño o la niña, su familia y el entorno. Para ello, es prioritaria la comunicación interniveles y la comunicación directa de los profesionales de Atención Primaria con las unidades de salud mental infantojuvenil y los centros de atención infantil temprana, así como la coordinación eficaz con los centros educativos.