Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trasladan a la osezna Auberta a un cercado en un bosque para que no se familiarice con el hombre

Fracasa la búsqueda de la madre de la cría que busca lugares humanizados
El Conselh Generau d'Aran ha trasladado la osezna Auberta, llamada así por haber sido encontrada hace nueve días en el pueblo de Aubèrt, a un cercado en el bosque con dificultades de acceso para garantizar su aislamiento de las personas.
El Gobierno aranés ha tomado esta decisión tras varios intentos infructuosos de provocar un reencuentro con su madre, ha informado el Conselh Generau d'Aran en un comunicado.
Durante 9 días se ha liberado la cría de cachorro de oso en diversos lugares alrededor de la zona donde fue encontrada por primera vez con el objetivo de facilitar el reencuentro con su madre.
"Todos los intentos han sido infructuosos y han tenido el mismo final: el retorno de la cría en cuestión de horas a lugares humanizados", señala el Conselh Generau.
Un total de 20 agentes de medio ambiente, 16 del Conselh Generau d'Aran y cuatro de la Conselleria de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat, han buscado sin éxito a la madre de la osezna.
En el cerrado eléctrico en el que ha sido colocada, de unos trescientos metros cuadrados, será alimentada procurando evitar su familiarización con el hombre.
Los técnicos evitarán el contacto visual con el animal, intentarán evitar también que pueda olerlos y harán que la comida no esté concentrada para que el animal tenga que buscarla.
Esta técnica, conocida como 'hacking', tiene por objetivo que la osa pueda ganar corpulencia y peso y pueda acostumbrarse progresivamente a las fuentes de alimento naturales sin que asocie la obtención de comida con la presencia del hombre.
El objetivo final de esta técnica es poder llegar a su liberación con garantías de adaptación al medio, según el Conselh General d'Aran.
Como ahora es muy pequeña y tendría que estar mamando, la comida que los forestales le acercarán serán preparados para carnívoros, como perros o gatos, aunque esta alimentación se sustituirá por otra más natural lo antes posible "poco a poco", ha explicado a Europa Press el responsable de Medio Natural del Conselh Generau d'Aran, Ivan Afonso.
Durante este tiempo, los técnicos han ido dejando la cría en diferentes lugares partiendo de círculos concéntricos a partir de Aubèrt y ella siempre ha acabado buscando el fondo del valle, las zonas habitadas.
"Todas las noches, salvo la primera, las ha pasado en el bosque, todavía es agresiva y rehúye a la gente", ha señalado Afonso.
"Se acerca por el valle, por la razón que sea pero cuando vamos a buscarla intenta escacarse y se muestra agresiva, parece salvaje, nos tiene despistados", ha agregado.
Para Afonso, es muy difícil que pueda encontrarse a la madre de esta osezna, por lo que el logro sería que la cría sea viable para la vida salvaje.