Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UPyD en Castilla y León pide una comisión de investigación en relación al Hospital de Burgos

La formación magenta se hace eco de las investigaciones que lleva a cabo la Comisión Europea
Unión Progreso y Democracia en Castilla y León ha solicitado a las Cortes regionales que pongan en marcha una comisión de investigación para esclarecer las supuestas irregularidades en la adjudicación de la construcción y la prestación de servicios médicos en el Hospital Universitario de Burgos.
La formación magenta se hace eco de la denuncia de un particular y la ulterior investigación que lleva a cabo la Comisión Europea en estos momentos, por la presunta cesión a manos privadas de un crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI) con la misma cuantía que el canon que cobrará el grupo empresarial cuando termine la obra.
Desde UPyD, a través de un comunicado, se critica un proyecto "faraónico" que ha duplicado su ya millonario coste (el precio cerrado de adjudicación rondaba los 240 millones de euros y se estima un incremento de 203 millones más) y que, a su juicio, pone de manifiesto los riesgos de la privatización de la Sanidad al primar los beneficios frente a la prestación de servicios.
Dicha formación espera que la Comisión Europea finalice cuanto antes su investigación y que el Gobierno regional colabore en el esclarecimiento de los hechos. Del mismo modo, anuncia su intención de analizar el caso y no descarta pedir responsabilidades políticas e incluso penales si hiciera falta.
El coordinador territorial en funciones, Rafael Delgado, lamenta esta "nueva mancha" en la ciudad de Burgos y afirma que "este es un claro ejemplo de los riesgos de privatizar la sanidad".
Delgado señala "la irresponsabilidad de jugar con la salud de la gente" y advierte de los riesgos de este tipo de privatizaciones, "cuando se ponen los intereses individuales por encima del servicio público. Esto es lo que pasa cuando se quiere hacer negocio con los derechos de los ciudadanos", concluye.