Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey visita la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel del Hospital 'Gómez Ulla' de Madrid

El Rey Felipe VI ha visitado este jueves la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel del Hospital Central de la Defensa 'Gómez Ulla' de Madrid, inaugurada el pasado de mes octubre para tratar a pacientes con enfermedades infecciosas, como por ejemplo del virus del ébola.
Tal y como ha recordado la Casa Real, en la construcción de estas instalaciones, "las más avanzadas a nivel europeo", se han seguido los máximos estándares de calidad y las recomendaciones internacionales con el máximo rigor. Después de esta obra, el 'Gómez Ulla' pasa a formar parte de la red hospitalaria de infecciones graves, compuesta por 24 hospitales de diagnóstico y ocho de tratamiento. Estas instalaciones sirven también para formar a los profesionales sanitarios que trabajan en las unidades de aislamiento de la red de hospitales.
La Unidad, que contó con una inversión de 6,5 millones de euros, está dividida en área de hospitalización, zonas comunes con centro de control domótico, zona de trabajo de enfermería, áreas de trabajo del personal facultativo, áreas de descanso, almacenes, zonas de desinfección de personal y equipos, y Laboratorio. Además, toda la planta está sometida a un "estricto" control de entradas, salidas y movimiento de personal y pacientes, con cámaras de vigilancia continua.
OCHO HABITACIONES DE AISLAMIENTO
El área de hospitalización consta de ocho habitaciones de aislamiento de alto nivel con dos esclusas para la puesta del traje de protección, llamada 'esclusa de limpio', y para la retirada del mismo con la "máxima seguridad", también conocida como 'esclusa de sucio'. Además, cuenta con un tamaño adecuado para tener capacidad de cuidados críticos y presión negativa con doble salto de presión.
Los materiales de la sala son resistentes a la degradación por desinfectantes y peróxido y se ha instalado un sistema de hipercloración de agua para los inodoros y las duchas de emergencia para el personal. El sistema de efluentes permite su desviación de la red general, si fuera necesario.
El mantenimiento de los equipos se sitúa en las plantas 23 y 24 del hospital, evitando así que el personal que se ocupa de inspeccionarlos tenga que pasar por la planta de hospitalización. Actualmente, trabajan 55 profesionales sanitarios, tanto militares como civiles, aunque, según informaron en octubre, se prevé incorporar otros 14 enfermeros militares.