Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Utilizan azúcar para detectar tumores malignos en pruebas de imagen

Científicos de las universidades de Lund (Suecia) y Johns Hopkins (EE.UU) están probando el uso de azúcar como agente de contraste en muchas pruebas de diagnóstico por imagen para el cáncer, como en resonancias magnéticas, tras haber descubierto que los tumores malignos acumulan más azúcar en su interior que en el tejido circundante.
"Si el azúcar logra sustituir a algunos metales como medios de contraste en el organismo, también podría conllevar un efecto psicológico positivo y hacer que los pacientes estuvieran más tranquilos", ha destacado Linda Knutsson, autora del estudio que ha publicado recientemente la revista 'Tomography'.
En concreto, Knuttson y su equipo proponen utilizar una pequeña inyección de azúcar para examinar las propiedades tumorales tras observar que, cuanto más azúcar consumen, más maligno es.
A raíz de este hallazgo, esta experta está trabajando en el desarrollo de una nueva técnica de diagnóstico por imagen basada en resonancias magnéticas utilizando para ello un agente de contraste no sintético, a diferencia de los que de momento se utilizan en este tipo de pruebas. Y, de momento, apuntan los autores, los resultados son prometedores.
Así, han visto que la absorción de azúcar es mayor en el tumor que en el tejido sano, según las pruebas llevadas a cabo en tres pacientes que presentaban un tumor cerebral y su comparativa con cuatro personas sanas.
De hecho, los investigadores planean iniciar próximamente un nuevo estudio con más pacientes para ver si realmente puede determinar la agresividad de un tumor.
"Los agentes de contraste con metales son más caros que los basados en azúcar, lo que podría reducir el coste asistencial de estos pacientes", ha defendido Knutsson. El inconveniente, según reconoce, es que no podría utilizarse en pacientes con diabetes.