Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valencia instala frente a la Malvarrosa el primer arrecife artificial de España para fines medioambientales y turísticos

La ciudad de Valencia contará a partir de esta semana con el primer arrecife artificial de España, ubicado frente a la playa de la Malvarrosa, con fines ambientales y turísticos, ya que pretende ser una atracción para buceadores y servir para reducir la pérdida de arena que sufren las playas cercanas a la capital y ayudar a generar hábitats favorables para la implantación de la biomasa marina.
Este miércoles se ha realizado la inmersión de una de las estructuras submarinas que formarán el arrecife, un acto al que han asistido el alcalde en funciones de Valencia, Cristóbal Grau; el catedrático de Puertos y Costas de la Universitat Politècnica de València, José Serra, y el comandante Barrachina, jefe accidental del Tercer Batallón en Emergencias, con sede en Bétera.
Según ha explicado José Serra, el arrecife artificial está formado por tres módulos de hormigón "no invasivo" de 18 a 20 toneladas de peso cada una, de distintos diseños --aros olímpicos, medias ánforas y con forma del Oceanogràfic-- en un frente de alrededor de 90 metros de largo, a una media de tres metros de profundidad. La distancia de la costa a la instalación es de poco más de 180 metros.
El pasado martes se instaló la primera pieza, este miércoles se ha colocado la segunda y este jueves será el turno de la última, con lo que se dará por finalizada la tarea de crear el arrecife artificial. De esta forma, a finales de esta semana, "se pone a disposición de todos aquellos que quieran empezar a conocerlo", ha explicado Grau.
La idea de diseñar un arrecife artificial surgió hace dos años con un presupuesto de 25.000 euros --elaborado desde el área de Deportes-- de las estructuras de hormigón que se sumergen, según ha comentado Grau, quien ha especificado que, no obstante, "el presupuesto es muchísimo más" por la implicación de las distintas administraciones.
Los arrecifes artificiales del proyecto, impulsado desde la Fundación Deportiva Municipal y desarrollado por la UPV con la colaboración de la Federación de Actividades Subacuáticas, han sido reflotados desde los fondos de la Marina Sur, donde han permanecido sumergidos desde hace varios meses para ir generando un hábitat submarino y desplazados a los 180 metros de la costa.
Se trata de una compleja operación por el peso de las estructuras y el camino a recorrer, una acción en la que han participado efectivos de la UME y del Grupo de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil, Salvamento Marítimo y la Marina Real Juan Carlos I. para el reflote, se han utilizado globos de aire para una maniobra más complicada que el hundimiento porque se debe estudiar "bien", los enganches y la situación. De hecho, se tardan unas dos horas en el reflote y una en el hundimiento.
"ARRANQUE DE POSIBLE FLORA SUBMARINA"
José Serra ha subrayado que en la actualidad hay "arena nada más", que se puede conseguir que empiece a ser colonizados por vegetación. De hecho, según ha explicado, en el tiempo en que han estado fondeados "ya tienen una cierta cobertura y empieza a ser un arranque de posible flora submarina que después resulte atractivo a los peces".
Según del catedrático de la UPV, se trata de "una especie de prueba piloto" que tiene como objetivo fomentar el submarinismo, además de comprobar cómo afectan estos módulos a la "sanidad de la playa", ya que reduce la pérdida de arena, lo que se puede aplicar a zonas de Pinedo, El Saler y La Devesa para ayudar a su "sostenibilidad". Asimismo, este arrecife tiene la función de "atraer flora y fauna", lo que se comprobará "con el tiempo". De hecho, ha afirmado que se necesitarán años de experimentación para comprobar el efecto real sobre las platas aunque la colonización de especies es más rápida y se comprobará con mayor inmediatez.
"Si el efecto es positivo, pues plantearse la construcción de un arrecife barrera que pueda proteger nuestras playas del sur", ha especificado, para añadir que si el arrecife estuviera a mayor profundidad su función sería de submarinismo y no como protección de playas. En este sentido, ha señalado que puede ayudar a reducir el retroceso que se está sufriendo en El Saler, aunque resolver este problema "puede ser mucho más complejo".
Por su parte, Grau ha destacado que este espacio servirá de reclamo turístico para los 12.000 buceadores con los que cuenta la Comunitat y ha calificado el proyecto de "bastante novedoso". "Existen otras experiencias a lo mejor más asociadas al mundo de la pesca o del ocio en este caso fuera de España y sobre todo en las zonas de Iberoamérica", ha dicho.