Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Vaticano hace un llamamiento a la comunidad internacional para que detenga la producción de armas nucleares

El secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano, monseñor Dominique Mamberti, en nombre del Papa Francisco, ha reclamado a la comunidad internacional que detenga la producción de armas nucleares, durante la 57ª Conferencia general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) que se celebra en Viena.
"La Santa Sede comparte los pensamientos y sentimientos de la mayoría de los hombres y mujeres de buena voluntad quienes aspiran a una eliminación total de las armas nucleares", ha indicado Mamberti para hacer un llamamiento "a los líderes de las naciones a poner fin a la producción de armas nucleares y a transferir material nuclear de uso militar a actividades pacíficas".
Además, ha destacado la necesidad de la adhesión universal e incondicional a la implementación del Tratado de No Proliferación Nunclear (Nuclear Non-Proliferation Treaty NPT) y al Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (Comprehensive Nuclear-Test-Ban Treaty CTBT) pues lo considera "un importante instrumento" para su aplicación civil y científica a través de su sistema internacional de vigilancia.
"La seguridad mundial no debe depender de las armas nucleares", ha remarcado Mamberti al tiempo que ha destacado que es "importante que la vigilancia se realice a través de inspectores imparciales para generar credibilidad y brindar buenos resultados".
Por ello, el representante vaticano ha indicado que la delegación de la Santa Sede apoya los esfuerzos para que Oriente Próximo sea "una zona libre de armas nucleares y de todas las armas de destrucción masiva".
Finalmente, sobre el desarrollo de las negociaciones del programa nuclear de Irán, ha señalado que "la Santa Sede está convencida de que las dificultades pueden y deben ser superadas por la vía diplomática, haciendo uso de todos los medios que la diplomacia tiene a su disposición" y que "es necesario superar los diversos obstáculos que impiden objetivamente la confianza mutua".