Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Vaticano dice que "nadie ha hecho tanto" como el Papa contra la pederastia

"Nadie ha hecho tanto" como Benedicto XVI en la lucha contra los abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes, aseguró hoy el diario vaticano L'Osservatore Romano, que publicó unas declaraciones del cardenal de Westminster, Vincent Nichols, en defensa del Pontífice. EFE/Archivotelecinco.es
"Nadie ha hecho tanto" como Benedicto XVI en la lucha contra los abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes, aseguró hoy el diario vaticano L'Osservatore Romano, que publicó unas declaraciones del cardenal de Westminster, Vincent Nichols, en defensa del Pontífice.
Nichols manifestó que el Papa en su época de cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe introdujo importantes cambios en el derecho de la Iglesia, entre ellos la inclusión en el Derecho Canónico del delito contra los niños cometido a través de internet.
Otras medidas fueron la extensión de los delitos de abusos de niños hasta la edad de 18 años, la renuncia caso por caso de la prescripción y la elaboración de un sistema para la rápida reducción al estado clerical de los sacerdotes acusados.
"El Papa no es un observador ocioso, sus acciones hablan tanto como sus palabras", afirmó Nichols en su defensa de Benedicto XVI.
El cardenal, según resalta el diario de la Santa Sede, señaló que desde el año 2001 en Inglaterra y Gales la política seguida por los obispos es la de informar a los policía y a los servicios sociales de todas las acusaciones de abusos a niños, independientemente del tiempo transcurrido.
Nichols afirmó que los abusos sexuales contra menores son inaceptables y desatan rabia "justamente" y que en la Iglesia Católica se han cometido "graves errores".
El diario vespertino del Vaticano informó también hoy que el cardenal vicario para el estado de la Ciudad del Vaticano, Angelo Comastri, ha pedido a los fieles que todas las plegarias y el rosario lo dediquen a Benedicto XVI "en este difícil momento", en referencias a las acusaciones que le han hecho desde diferentes medios de comunicación de que ocultó supuestamente casos de pederastia.
En defensa del Papa salió también de nuevo hoy el portavoz vaticano, Federico Lombardi, que aseguró que los "ataques mediáticos" por los casos de curas pederastas han causado "indudablemente daño" a la Iglesia, y que la autoridad del Papa y el compromiso de la Santa Sede para luchar contra esos abusos "salen robustecidas".
Lombardi también dijo que el modo en el que se afrontan esos casos "es crucial para su credibilidad moral".
El portavoz afirmó que "no es una sorpresa" la atención prestada en los últimos días por la prensa internacional a los casos de curas pederastas denunciados en Europa junto a los ya conocidos de América del Norte, después de la publicación de la carta del Papa a los católicos de Irlanda, otro país donde se han registrado centenares de abusos sexuales a menores.
El jesuita reconoció que el tema "tiene tal naturaleza como para atraer esa atención" y subrayó que aunque esos casos se produjeron hace incluso decenas de años, "reconocerlos y hacer enmienda ante las víctimas es el precio para restablecer la justicia y purificar la memoria, la que permite mirar con renovado compromiso, con humildad y confianza, al futuro".
Según el portavoz, las respuestas que están llegando de las diferentes conferencias episcopales, entre ellas la de EEUU, sobre medidas para una correcta gestión y prevención de los abusos son una "buena noticia".
En los últimos días el Papa se ha visto salpicado por este asunto después de que el "New York Times" asegurara que cuando era el encargado de la Congregación para la Doctrina de la Fe encubrió al sacerdote estadounidense Lawrence C. Murphy, acusado de abusar sexualmente de unos 200 menores entre 1950 y 1970 en una escuela para niños sordos del estado de Wisconsin.
El diario estadounidense sacó ayer otra información en la que aseguró que la década de los años 80, cuando era arzobispo de Múnich, Ratzinger autorizó que un sacerdote con antecedentes de pederastia y que había sido expulsado por ese motivo del obispado de la ciudad alemana de Essen, ejerciera en la capital bávara.
Lombardi y los medios de la Santa Sede desmintieron categóricamente esas informaciones y denunciaron una "innoble campaña" para golpear "cueste lo que cueste" al Papa Ratzinger.