Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Veintiocho discutirán el próximo 6 de junio extender el permiso del glifosato un año y medio

Los Veintiocho discutirán el próximo 6 de junio la posibilidad de extender el permiso actual del glifosato durante un periodo de un año y medio, hasta diciembre de 2017, a la espera de nuevos datos científicos sobre este compuesto químico, según han informado fuentes comunitarias a Europa Press.
El Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (PAFF), donde están representados todos los socios comunitarios a nivel de expertos, se reunirá ese día para debatir la opción de prorrogar la vigencia de la autorización actual, que expira el próximo 30 de junio, hasta finales de 2017, con el objetivo de esperar a que la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA por sus siglas en inglés) publique su opinión sobre esta sustancia activa, utilizada en la mayoría de herbicidas.
La Comisión Europea ha señalado precisamente este jueves que las discusiones "siguen en marcha" y que continúa asistiendo a los Estados miembros para encontrar una solución al respecto. El portavoz del Ejecutivo comunitario, Enrico Brivio, ha reconocido además que había "varias opciones sobre la mesa" y que una de ellas era la de extender la licencia actual por un periodo "mucho más corto".
Los expertos de los socios comunitarios aplazaron por segunda vez su decisión la semana pasada, al no haber alcanzado una mayoría cualificada en el seno del Comité de expertos a favor de la renovación del permiso. La propuesta que la Comisión Europea presentaba en aquel encuentro apostaba por una renovación durante un periodo de nueve años, hasta 2025.
Aunque el procedimiento que se aplica a este caso no exige una mayoría de Estados miembros a favor, el Ejecutivo comunitario dejó claro que no seguirá adelante sin una mayoría "sólida" al respecto.
Según explicaron las fuentes, Alemania juega un papel "crucial" en esta decisión, puesto que su postura hasta ahora ha sido la abstención, dada la divergencia en las opiniones entre los dos socios de Gobierno: los conservadores, a favor de renovar la autorización, y el partido socialdemócrata, en contra.