Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Xunta defiende busca atención "de calidad" para los dependientes y no "paguitas" para sus familias

La conselleira de Traballo de la Xunta de Galicia, Beatriz Mato, ha destacado este jueves que su compromiso con los dependientes gallegos se basa, "sobre todo", en garantizar atención "de calidad" y en prestar servicios con "distinción profesional", teniendo en cuenta que el objetivo de la ley es la protección de las personas afectadas, "y no de las familias".
Preguntada en rueda de prensa sobre los recortes en dependencia, la conselleira ha destacado el incremento anual del número de dependientes atendidos en Galicia y ha abundado en que la atención que reciben es "siempre" de calidad, es decir, con servicios que suponen un esfuerzo económico por parte de la Xunta "superior" a lo que sería hacer llegar "paguitas".
"La paga es dinero que entra en una familia, y para mí, lo mas importante es que sea para el dependiente y no para la familia", ha defendido, para explicar que "muchas veces un familiar no puede tratar al dependiente de la forma en que lo necesita" y por eso el Gobierno apuesta "por las plazas y no por las pagas".
Además, en relación con el recorte de los fondos para dependencia por parte del Estado, Beatriz Mato ha subrayado que la Xunta aporta "cerca del 80 por ciento de recursos propios" para compensar la caída.
"Creo que este porcentaje es lo suficientemente significativo para mostrar el grado de compromiso que tiene esta comunidad autónoma y el grado de esfuerzo para el desarrollo de la ley", ha reivindicado, y ha añadido que el 60 por ciento de los fondos del área social de la Consellería de Traballo están destinados a la dependencia.
Cuestionada sobre la posibilidad de que haya dependientes que deban abandonar sus residencias al no poder hacer frente a su coste, la conselleira ha asegurado que "a día de hoy" no tiene constancia de que "nadie quiera salir del sistema ni rechace la aportación económica que se puede dar".