Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una adecuada higiene en los ojos evita la fatiga ocular después de las vacaciones

La vuelta de las vacaciones aumenta el riesgo de fatiga ocular, habitual en personas que dedican muchas horas al día fijando la vista en objetos como el ordenador o la pantalla del televisor, o que lee documentos con letra muy pequeña o con mala iluminación.
Los expertos recomiendan mantener la higiene ocular como realizar pausas periódicas o emplear lágrimas artificiales para prevenir los efectos de la sequedad ocular derivada de las horas que se pasan delante del ordenador, los aires acondicionados y la contaminación atmosférica.
Uno de los síntomas más habituales de esta patología es la sensación de ardor en los ojos ya que puede llegar a hacerse intenso entre los usuarios de lentes de contacto.
En España, el 50 por ciento de las personas que usan lentillas lo hacen de forma diaria y un 20 por ciento de 5 a 6 días por semana. Por esto mismo, y para prevenir lo anterior, es imprescindible elegir una lentilla que ayude a evitar la sequedad ocular.
OTRAS RECOMENDACIONES
Además de la elección adecuada de la lentilla, los expertos recomiendan que se deben hacer pausas para que los ojos reposen cuando se está delante del ordenador, televisor o leyendo. Estas pausas se deben hacer cada 20 minutos, por lo que sugieren enfocar durante 10 a 15 segundos un objeto que se encuentre alejado, y seguidamente observar algo cercano durante el mismo tiempo.
Otra de las recomendaciones consiste en la buena iluminación del lugar de trabajo ya que esto evita el estrés ocular, al igual que se debe sentarse adecuadamente frente al ordenador manteniendo una distancia y altura adecuadas.
Es importante tener una higiene ocular correcta por lo que se pueden utilizar toallitas para limpiar los párpados o compresas templadas una o dos veces al día para aumentar la humedad en el área de los ojos.
Por último, hay que seguir una dieta equilibrada y rica en vitaminas A, C y E ya que son beneficiosas para la salud ocular; tomar dos litros de agua al día para mantener el cuerpo hidratado; tomar antioxidantes como la luteína, pues desempeña una importante tarea en la protección de la visión gracias a su capacidad para actuar como filtro de luz contra algunos de los efectos nocivos de los rayos solares, y para complementar la dieta tomar Omega 3 porque favorece la salud lagrimal y mantiene una función visual normal.