Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mala calidad del aire es "el problema ambiental más serio" de Europa, segújn el director de Medio Ambiente de la UE

El director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Daniel Calleja, considera que la mala calidad del aire es "el problema ambiental más serio" que tiene Europa, donde cada año se producen 400.000 muertes prematuras por esa cuestión. "No somos líderes en este ámbito", ha admitido.
Durante un almuerzo conferencia organizado por el Club Español de la Energía, Calleja, ha defendido que la Comisión Europea ha conseguido revisar la normativa de calidad del aire, pero cree que esto no es suficiente, ya que se deberán reducir al 50 por ciento las emisiones para reducir la mortalidad.
De este modo, ha señalado que cada punto porcentual de reducción supone evitar muertes y ha puesto de ejemplo a Estados Unidos porque tiene una normativa de calidad del aire "más exigente" que la de la UE.
Por otro lado, se ha referido a la capacidad de la Comisión Europea de hacer cumplir la normativa común de forma muy seria. Por ello, ha indicado que la dirección general de medio ambiente es, de todas las de la CE, "la que más trabajo de infracciones tiene", porque el 95 por ciento de los ciudadanos de la UE considera que la política ambiental es "la más importante de la UE".
En este contexto, ha reflexionado sobre "estos momentos de dudas del proyecto europeo" en los que "conviene recordar" que las políticas europeas tienen un "gran apoyo" porque mejoran la vida de los ciudadanos y ha elogiado el "liderazgo e impulso muy importante" de la Unión Europea en materia ambiental, sin el cual ha asegurado que no habría sido posible el Acuerdo de París después de dos décadas de negociaciones.
En este contexto, ha advertido de que a pesar de la crisis económica "más grave desde la Segunda Guerra Mundial"; la situación de Grecia; la crisis migratoria; y la crisis política de confianza de los ciudadanos en la UE, que se observa en la celebración del primer referéndum de la historia para dilucidar la salida de un Estado Miembro, "nada es comparable con el desafío del cambio climático porque lo que está en juego es el futuro del planeta". "La crisis en la que no podemos fallar (la UE) es en la del cambio climático", ha sentenciado.
Sin embargo, estima que 2015 fue un buen año para el medio ambiente y el desarrollo sostenible porque, entre otros motivos, se en Europa se ha aprobado el paquete de economía circular y se han intensificado los esfuerzos de la CE para poner en marcha la unión energética en un momento de cambio que pone de manifiesto que se debe ir hacia a una transición hacia un modelo más flexible de energía "accesible para todos".
DESCARBONIZACIÓN
"La transición hacia una economía baja en carbono es una prioridad mundial. Tenemos que poner ya en marcha medidas concretas para cumplir los objetivos", ha dicho Calleja, que ha explicado las políticas comunitarias en este sentido y los compromisos que se asumen con la firma del Acuerdo del Clima.
A su juicio, la transición global hacia una economía baja en carbono es un objetivo "irreversible" por lo que el 20 por ciento del presupuesto de la Unión Europea irá destinado a iniciativas relacionadas con el cambio climático.
En materia energética, ha defendido la necesidad de mejorar las interconexiones eléctricas, de diversificar el aprovisionamiento de energía para un mercado de 300 millones de consumidores que tienen, en su opinión, un "gran poder" para actuar.
Uno de los ámbitos en los que ha hecho hincapié por su potencial de descarbonizador es la eficiencia energética y ha dicho que en Europa hay que renovar 250 millones de edificios, lo que supone un campo para la generación de empleo verde, ya que antes de 2030 la mitad de la energía deberá ser de origen renovable y hacia 2050 la economía deberá estar descarbonizada.
POTENCIAL DE LA ECONOMÍA CIRCULAR
Otro de los ámbitos a los que se ha referido es a la economía circular, respecto de lo que considera "imprescindible" pasar de un modelo lineal al circular porque es "mucho más eficiencia" para la utilización de los recursos y "una necesidad imperiosa". Entre las medidas concretas, ha subrayado la reciclabilidad, la reutilización o la contratación pública, ámbitos a los que se ha referido como "una gran oportunidad con dimensión internacional".
En definitiva, Calleja ve el "mercado" del medio ambiente, la energía y la descarbonización como una "oportunidad estratégica para Europa" lejos de ser un problema, en la que Europa puede tener una ventaja competitiva porque fue la región del mundo que antes empezó a actuar en este ámbito y sus objetivos son más ambiciosos que los del resto.
Por último respecto a la biodiversidad y la Red Natura 2000 ha elogiado a este millón de kilómetros cuadrados de espacios protegidos como "el gran patrimonio" y "joya de la biodiversidad" y fuente de capital natural ligado a actividades sostenibles.
Precisamente, ha dicho que en estos momentos la UE está revisando la normativa bajo la que se rige la Red Natura 2000 y ha esta ha sido la ocasión en que "el mayor número de ciudadanos de la historia" de los Veintiocho se ha movilizado --570.000 personas-- para que no se toque la normativa, sino que se hagan esfuerzos para aplicarla.
"En otoño presentaremos las conclusiones de la Comisión y hemos tomado buena nota no solo de los ciudadanos sino también de una carta de varios ministros --entre ellos de España-- que piden no cambiar la normativa", ha anunciado Calleja, que no se ha mostrado "optimista" con que la UE pueda alcanzar el objetivo de detener la pérdida de biodiversidad antes de 2020.