Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hogares andaluces ahorrarán 17 millones de euros en electricidad con el cambio horario

Retrasar una hora los relojes en la madrugada del sábado 30 de octubre al domingo 31 permitirá a los hogares andaluces un ahorro en electricidad superior a los 17 millones de euros, según datos de la Agencia Andaluza de la Energía facilitados a Europa Press.
Así, el ahorro doméstico en iluminación durante el 'horario de invierno', que se realiza en cumplimiento de la Directiva Comunitaria que rige el Cambio de Hora y que afecta a todos los países miembros de la Unión Europea, rondará el cinco por ciento en Andalucía, unos 100 millones de kilovatios/hora anuales, el equivalente al consumo anual de 30.000 personas.
El cambio horario tiene como finalidad reducir el consumo de energía, haciendo coincidir el comienzo de la jornada laboral con las horas de luz natural ya que, si se mantiene el horario de verano, el amanecer se produciría excesivamente tarde (aproximadamente a las 9.30), no compensándose el incremento de la luz natural en la tarde con la reducción de la luz natural en las primeras horas de actividad de la ciudadanía.
Este cambio es una medida que llevan a cabo unos 70 países en todo el mundo, siendo Japón el único país industrializado que no se ha adaptado aún a esta pauta de ahorro. La medida la adoptaron por primera vez algunos países en la primera guerra mundial con la finalidad de ahorrar combustible. Esta situación se repitió en 1973, durante la crisis del petróleo, de forma que los países industrializados pudieran hacer frente al contexto de carencia energética.
La Directiva Comunitaria que rige el Cambio de Hora está avalada por las conclusiones de un estudio sobre su alcance y efectos realizado por encargo de la Comisión Europea y presentado al Parlamento en 1999. Tras analizar exhaustivamente las repercusiones de la medida, el estudio concluye que tiene impactos positivos no sólo sobre el ahorro de energía sino sobre sectores como el transporte, las comunicaciones, la seguridad vial, las condiciones de trabajo y los modos de vida, la salud, el turismo o el ocio.
Asimismo, el cambio de horario afecta según los expertos al reloj biológico, pudiendo provocar trastornos en el sueño especialmente en niños y ancianos. No obstante, es algo temporal que se suele superar en dos o tres días.
AHORRO CON PEQUEÑOS GESTOS
Desde la Agencia Andaluza de la Energía señalan además que reducir el consumo energético no solo depende de acuerdos internacionales como el cambio de hora sino que los propios ciudadanos, con pequeñas pautas diarias, pueden lograr los mejores porcentajes de ahorro de energía.
Los aparatos que dejamos en 'standby', o en modo de espera, como ordenadores, televisores y aparatos de música, gastan cerca del seis por ciento de la energía eléctrica que se consume en casa. El pequeño piloto que se mantiene encendido cuando apagamos con el mando a distancia en lugar de con el interruptor, es comparable a tener encendidas 36 bombillas incandescentes de 60 vatios durante un mes. Si apagáramos esta pequeña luz, ahorraríamos más de 40 euros anuales.
Por otra parte, la iluminación supone alrededor del 18 por ciento del consumo eléctrico de un hogar. Con una actuación tan sencilla como cambiar una bombilla incandescente por otra de bajo consumo, conseguimos un gran ahorro porque utiliza hasta un 80 por ciento menos de energía para producir la misma cantidad de luz.