Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos años sin noticias de Amy Fitzpatrick

Foto de archivo de Amy Fitzpatrick, la joven irlandesa desaparecida en Mijas. Foto: EFEtelecinco.es
Se cumplen dos años sin que haya rasto de Amy Fitzpatriz. Esta joven irlandesa despareció el día 1 de enero de 2008 cuando volvía a su casa de pasar la Nochevieja con una amiga.
Amy pasó la Nochevieja en casa de su amiga Ashley Rubio, situada en la urbanización Calypso de Mijas-Costa, donde ambas estuvieron cuidando del hermano pequeño de ésta última . La mañana del día 1 de enero de 2008 fueron a la vecina localidad de Fuengirola y tras almorzar en casa de Ashley, visitaron el zoco de Calahonda y regresaron a la vivienda, según explicó en su día la amiga de Amy.
Según esta versión, que fue corroborada por la madre de Ashley, Amy Fitzpatrick se marchó sobre las 22:00 horas para dirigirse a su casa, ubicada en la urbanización Riviera del Sol. Amy Fitzpatrick es morena, delgada, con ojos azules, mide 1,65 metros y vestía un chándal cuando fue vista por última vez.  
La investigación siempre ha barajado dos hipótesis: que la desaparición se produjera en contra de la voluntad de la menor o que se produjera voluntariamente, lo que ha llevado a investigar la posibilidad de que la joven pueda estar en Irlanda.
En la campaña de búsqueda de Amy, sus familiares se desplazaron a Marruecos, Gibraltar y localidades costeras españolas para repartir carteles con fotografías de la chica, que tenía 15 años cuando desapareció. Ahora, hace unos días han repartido carteles por Irlanda y España. Su madre ha declarado a un periódico de Málaga que no pierde "la esperanza de abrazar a su hija". Además, se ha unido con las madres de Sara Morales y Yeremi Vargas para que las desapariciones de sus hijos no queden en el olvido. CGS