Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un niño de siete años supera una lesión de médula espinal

Los padres de un niño en EEUU no pueden creer lo que les está pasando. Cuando el pequeño tenía tres años se hirió jugando con una pistola. No podía andar, ni prácticamente moverse. Pero gracias a una terapia medular revolucionaria, vuelve a caminar a sus siete años.
Un disparo accidental dañó la médula espinal de este niño. Pero afortunadamente no se trataba de una lesión completa, que hubiese provocado que el pequeño careciese de sensibilidad y movimientos voluntarios. En teoría, como se trataba de una lesión incompleta, podía ser capaz de mover más un miembro que el otro, pudiendo sentir partes del cuerpo que no podía mover o pudiendo tener más funciones en un lado del cuerpo que en el otro. Pero sus piernas no le sostenían.
 
Los equipos de rehabilitación para las lesiones de la médula espinal trabajan con los pacientes y las familias y contribuyen a establecer objetivos de recuperación a corto y largo plazo. Es importante centrarse en potenciar al máximo las capacidades del paciente, tanto en casa como en el centro, ya que el refuerzo positivo lo animará a recuperarse, mejorará su autoestima y fomentará su independencia.
 
Técnicas de rehabilitación
 
De esta forma, un grupo de médicos de la Universidad de Florida se puso manos a la obra y empezó un intenso programa de rehabilitación, hora y media cada día para ayudarle a mover las piernas sobre la cinta rodante. El objetivo de la rehabilitación era ayudar al paciente a recuperar el máximo nivel posible de funcionalidad e independencia y mejorar su calidad de vida general tanto en el aspecto físico como en los aspectos psicológico y social.
 
Sus padres, factores claves en el proceso de recuperación del pequeño, participaban en la terapia que se repetía una y otra vez en el gimnasio y en casa. Lo echaban a andar para recordar a su cerebro el movimiento, y lo sujetaban con un arnés. Tras 76 intensas sesiones el niño pudo desplazarse solo, con ayuda de un andador. Y a día de hoy, con siete años, lo sigue haciendo.
 
Programas de rehabilitación como éste que se hacen público ahora. En España se realizan en niños y en adultos. El Hospital de parapléjicos de Toledo y el Juan Canalejo de La Coruña disponen además de un robot para ayudar a la recuperación de los pacientes con lesiones medulares incompletas. Tratando de averiguar qué parte de la recuperación se debe a la evolución de la propia lesión y qué parte a la fisioterapia.  DCB