Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se mantendrá la asistencia sanitariaa inmigrantes irregulares menores, embarazadas y enfermos crónicos

La asistencia sanitaria seguirá prestándose en Murcia a los inmigrantes irregulares menores, a las embarazadas y a los enfermos crónicos, según lo acordado este viernes en el Consejo de Gobierno, donde se ha dado cuenta de un informe preliminar de la consejera de Sanidad, Mª Ángeles Palacios, quien comparecerá próximamente para dar los datos más detallados.
En concreto, se ha decidido seguir prestando asistencia sanitaria en las mismas condiciones a los inmigrantes con enfermedades crónicas y que se encuentren en España en situación irregular.
De esta forma, a partir del próximo 1 de septiembre, tras la entrada en vigor de la reforma aprobada por el Ejecutivo central, estos mantendrán su asistencia, es decir, tendrán su médico asignado, acceso a atención hospitalaria cuando lo necesiten y recibirán su tratamiento farmacológico. Este tipo de asistencia se articulará de forma similar a la que se ofrece a menores y embarazadas en la misma situación irregular.
En la Región de Murcia, según ha puntualizado el portavoz del Gobierno regional, José Ballesta, hay unos 20.000 inmigrantes sin permiso de residencia y con tarjeta sanitaria vigente hasta el próximo 31 de agosto.
De esos 20.000 hay 6.000 menores de edad que mantendrán la asistencia sanitaria completa como hasta ahora; al igual que 11.000 inmigrantes ilegales mayores de edad que no constan como enfermos crónicos, pero que tienen su historia clínica dentro del sistema y la mantendrán.
De esos 11.000, en el último año ha habido 5.000 aproximadamente que han recibido atención por algún proceso agudo en un centro sanitario del Servicio Murciano de Salud. Los otros 6.000 tienen tarjeta, pero en el último año no han tenido contacto con el sistema sanitario.
"Todos ellos, ha asegurado Ballesta, tendrán garantizada su asistencia en situación de urgencias hasta el alta médica, de forma gratuita, y si regularizan su situación tendrán derecho a la asistencia sanitaria en todos los términos".
Los otros 2.800 inmigrantes restantes en situación irregular mayores de edad tienen diagnosticada alguna enfermedad crónica (SIDA, tuberculosis, HTA, diabetes, hipotiroidismo, leucemia, etc.). De ese total, hay 400 que en el último año, a pesar de tener diagnosticada una enfermedad crónica, no han recibido asistencia alguna, lo que indica muy probablemente que han vuelto a su país o han cambiado de residencia a otra comunidad sin que el servicio de salud tenga aún notificación de ello. Los 2.400 restantes sí han sido atendidos en el último año, por lo que serán los que mantengan intacta su asistencia sanitaria completa a partir del 1 de septiembre.
Por otra parte, Ballesta ha afirmado que los jóvenes mayores de 26 años "contarán con una tarjeta sanitaria individual, por lo que tienen garantizada su asistencia sanitaria completa, sea cual sea su situación laboral".