Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un pedófilo británico, sospechoso del secuestro de Madeleine McCann

Un asombroso parecido con un retrato robot realizado por la policía y varios comentarios extraños han convertido al pedófilo y ex soldado británico Raymond Hewlett en el sospechoso número uno en la desaparición de Madeleine McCann. Condenado por delitos sexuales en los 70, vivía a menos de una hora del lugar de la desaparición de la niña en mayo de 2007 y ha viajado por toda Europa desde entonces.
Hewlett, de 64 años, se parece asombrosamente al retrato robot de un hombre visto cerca del apartamento de los McCann en Praia da Luz, de donde desapareció Maddie. Además, vivía a menos de una hora de la escena del crimen en el momento de la desaparición de la niña de tres años.Hewlett, originario de Yorkshire, fue investigado en su momento por la policía portuguesa, pero una chica de 15 años le proporcionó una coartada.
Ahora está de nuevo bajo sospecha después de hacer extraños comentarios sobre el caso a su familia y amigos. Detalles de esos comentarios han sido trasladados al equipo de detectives privados ingleses contratados por los McCann.
Su coartada, en tela de juicio
Una pareja británica dio la alarma sobre Hewlett después de encontrárselo durante sus vacaciones en Portugal. Alan y Cindy Thompson explicaron que vivía en un camión con su mujer y seis niños, viajando de un camping a otro. Alan Thompson señaló que "Hewlett era amable con nosotros pero no comentaba nada de su pasado. Nos sentimos fatal cuando descubrimos la verdad". Hewlett les dijo que unos "gitanos" le habían ofrecido dinero por uno de sus hijos. Pero, en declaraciones al periódico británico The Daily Mail, Hewlett ha negado estar envuelto en la desaparición de Maddie al señalar que "sé exactamente dónde estaba [en el momento de la desaparición de Maddie]. No estaba cerca de allí. No he hecho nada malo, nada, nada".
Una fuente cercana a la investigación británica añadió que "fue seguido de cerca por la policía portuguesa en numerosas ocasiones en los días posteriores a la desaparición de Maddie. Ha vuelto a ser sospechoso porque gente con la que habló empezó a sospechar de sus comentarios sobre Maddie. Ha habido varias conversaciones que le hacen sospechoso. Otra gente ha empezado a dudar de la fiabilidad de su coartada. Fueron a la policía porque creyeron que no se había hecho lo suficiente para investigarle".
Los testigos señalan que Hewlett se parecía entonces mucho al retrato robot de un hombre despeinado, con un bigote caído, realizado por un artista de la policía después de la declaración de la testigo Jane Tanner, que vio a ese hombre llevando a Maddie en brazos cerca del apartamento de los McCann en Praia da Luz.
Los detectives de los McCann han seguido a Hewlett hasta Alemania, donde se encuentra en un hospital para ser tratado de cáncer de garganta. La portavoz Clarence Mitchell indicó que "estamos al tanto de Raymond Hewlett y de las pistas sobre él, que los investigadores están siguiendo. Es un individuo de interés para la investigación".
Condenado por delitos sexuales en los 70
Hewlett fue condenado por violar a una niña de doce años en 1972 en Reino Unido. Estuvo un año en la cárcel. Después pasó otros cuatro años en prisión por atacar a otra chica a punta de pistola en 1978. Tras dejar la cárcel, se trasladó a Irlanda, donde la policía cree que es responsable de una serie de intentos de secuestros. Hewlett ha trabajado también como pescador y operador de parque de atracciones. Se cree que es padre de unos nueve niños y ha tenido un sin fin de novias menores de edad.
"Kate y Gerry saben lo que sospechamos de Hewlett. Es obvio que preocupados por su horrible pasado", ha dicho una fuente cercana a los McCann.